lunes, 30 de octubre de 2017

EL NUEVO ESPERPENTO NACIONAL



     En España, cuando se proclamó la I República en 1873, su primer Presidente, catalán y nacido en Barcelona D. Estanislao Figueras y Moragas, abandonó el poder sin previo aviso, después de haber presidido una convulsa reunión del Consejo de Ministros, en la que se discutía hasta el aburrimiento sin llegar a ninguna conclusión. En este contexto, Figueras cortó la discusión y les espetó: "Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros". Acto seguido se fue, dejando plantados a todos sus ministros. Al ver que no se presentó a trabajar en su despacho al día siguiente, fueron a buscarle a su residencia, y allí les informaron, que se había marchado a Francia harto de todo y de todos (y de todas como se diría ahora, con esa manía de lo políticamente correcto de algunos-as). En esta ocasión, no sólo plantó a su gobierno, sino a toda España.
     Poco más de 140 años después, otro catalán nacido en un municipio de Gerona Carles Puigdemont Casamajó, propuesto por un partido antisistema como la CUP (Candidatura de Unidad Popular) y controlado por un tiburón de la política como Oriol Junqueras de Esquerra Republicana, tras promover la República Independiente de Cataluña de forma unilateral, para que el Parlamento catalán procediese a su aprobación; tan solo tres días después, y para sorpresa de todos, abandona el país para trasladarse a Bélgica. El motivo de esta inesperada reacción por parte del político secesionista, a día de hoy, solo hay especulaciones, aunque son muchos los que apuntan que trata de pedir asilo político.
     Cuando Ramón del Valle-Inclán, según la Real Academia Española crea el género literario del esperpento, en el que se deforma sistemáticamente la realidad, recargando sus rasgos grotescos y absurdos, nunca sospechó este autor de la generación del 98, que su creación literaria lograría los niveles de desatino que estamos presenciando. Tampoco se lo hubiera imaginado un maestro cinematográfico del esperpento, como fue Berlanga (se le hubiese acusado de demasiado fantasioso), basta con recordar su famosa película de 1964 “El verdugo”, pues toda ella es un perfecto esperpento; un absurdo absoluto.
        R.R.C.

domingo, 22 de octubre de 2017

EL NACIONALISMO



     Por desgracia, España es uno, sino el único país del Mundo, en donde el nacionalismo se presenta como un movimiento progresista y democrático, hasta el punto que, muchos ciudadanos y partidos de izquierda han comprado ese producto. Sin embargo, la realidad es bien distinta: no hay nada más reaccionario y antiguo que el nacionalismo excluyente, una prueba de ello lo tenemos en la antigua Yugoeslavia y en otros lugares. En los países que hay partidos nacionalistas como en Italia, Austria, Hungría, Alemania, Holanda y un largo etc. Son los más de derechas de todos. Qué sirvan estos ejemplos: "El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad." Albert Einstein. "El nacionalismo es un invento de la burguesía para dividir al proletariado." Karl Marx. "No pintéis el nacionalismo de rojo." Lenin. "Amo demasiado a mi país para ser nacionalista." Albert Camus. "Patriotismo es cuando el amor por tu propio pueblo es lo primero; nacionalismo, cuando el odio por los demás pueblos es lo primero." Charles de Gaulle. “El nacionalismo es la chifladura de exaltados echados a perder por indigestiones de mala historia”. Miguel de Unamuno. "El nacionalismo es el hambre de poder templada por el autoengaño." José Ortega y Gasset. "El nacionalismo no es el despertar de las naciones hacia su conciencia propia: inventa naciones donde no las hay." Ernest Gellner (filósofo británico). "Los nacionalismos surgen del resentimiento." Gustavo Bueno (filósofo español) “El nacionalismo de izquierdas nunca es auténtico; se trata de una contradicción en los términos: los de antes y los de ahora” Antonio Gala. “El nacionalismo es la guerra” François Mitterrand. En fin…
     Ya que el nacionalismo cuenta con hombres poderosos y es capaz de movilizar grandes multitudes en las calles, tampoco vendría mal recordar lo que el Presidente Kennedy dijo en su día, cuando se vio en la necesidad de enviar la Guardia Nacional para hacer cumplir las leyes que querían acabar con la segregación racial en los Estados sureños: “que ningún hombre, por poderoso que sea, ni ninguna multitud, por mucho que grite”, está por encima de la ley. Lógicamente, los estadounidenses son libres de estar en desacuerdo con su ley, como democracia que es su país de residencia, pero no de desobedecerla. Si eso ocurriera, nadie estaría a salvo ni de sus propios vecinos.
     R.R.C.

jueves, 21 de septiembre de 2017

Independencia de Cataluña durante la II República Española

     Recientemente, antiguos alumnos y compañeros míos me preguntan cómo fue la reacción del gobierno de la II República Española, ante la proclamación de independencia por parte de la Generalidad de Cataluña. Aquí os dejo un documento de la época en el que destaco una parte relevante del mismo:

     El Diario Oficial del Ministerio de la Guerra (equivalente al Ministerio de Defensa actual) de La II República Española, ante la proclamación por Lluís Companys del Estat Catalá, el 6 de octubre de 1934, es decir, de la independencia de Cataluña. Esta fue la reacción del gobierno de la República presidido por Alejandro Lerroux, publicado por La Gaceta, nº 280, equivalente al BOE actual. Tan solo recordar que el nuevo Estado duró 11 horas; desde las 8 horas del día 6 de octubre hasta las 7 horas del día siguiente, en la que fue detenido Companys y todo su gobierno.

NOTA: hacer click sobre "DIARIO OFICIAL" para una mejor lectura.
      R.R.C.

miércoles, 6 de septiembre de 2017

EL CARTUCHO EGIPCIO



     En jeroglífico se lee SHEN, fueron los soldados de Napoleón cuando invadieron el país del Nilo hace ya más de 200 años, los que llamaron cartuchos a estas representaciones que observaron en las paredes de las construcciones del Egipto faraónico, por el parecido que tenían con las petacas en donde guardaban la pólvora que utilizaban para sus armas de fuego. En realidad, es una cuerda ovalada que se cierra en su base con un nudo, y se empleaba para escribir en ella el nombre de los faraones, y en algunas ocasiones los de los Sumos Sacerdotes de Amón, que a veces detentaron más poder que el propio monarca. Luego, delimitaban y se adaptaban al nombre del faraón, el cual quedaba perfectamente aislado del resto del texto, en una escritura que carecía de signos ortográficos.
     Empezaron a usarse en la muy lejana segunda dinastía, pero no se hicieron habituales hasta la cuarta (estamos hablando del III milenio a. de C.). En el fondo, estos cartuchos simbolizan el cosmos que el faraón dirige, y en el que ejerce todo su poder. Una cuestión importante es poner de relieve que tuvieron un papel fundamental en el desciframiento de la lengua jeroglífica, ya que llamaron la atención de Champollion desde el principio.
     Por último, la duda que invade a los astrofísicos actuales de si el universo se expande o es finito, para los egipcios estaba claro: se expande dependiendo de la extensión del nombre del faraón.
NOTA: en el cartucho de la imagen vemos el Nombre de Nacimiento de Tutmosis III, el hijo de Ra.
       R.R.C.

martes, 5 de septiembre de 2017

EL PATO DE LOS JEROGLÍFICOS



      Para darnos una idea de lo complicada que es la escritura jeroglífica,  hubo que esperar al primer tercio del XIX, y que Dios creara a Champollion y dijera: “hágase la luz”, y hubo luz sobre estos misteriosos signos y dibujos, que  gracias a su tenacidad, esfuerzo, y sabiduría nos puso 3000 años de historia delante de nuestros incrédulos ojos.                                    
     El punto de partida para la comprensión de esta escritura lo expone Champollion en esta, podríamos decir, genial observación: “La escritura jeroglífica es un sistema complejo, una escritura que es a un tiempo figurativa, simbólica y fonética en un mismo texto, en una misma frase, casi diría en una misma palabra”. Para entender esta afirmación, lo mejor es seguir el ejemplo que pone Chistian  Jacq en su libro El enigma de la piedra. La representación de un pato en la escritura jeroglífica se podría traducir simplemente por lo que vemos, es decir, pato. En este caso la escritura es figurativa. Ahora bien, cuando el ave está acompañada por el signo del sol, en un epíteto referido al faraón, la traducción ya no es pato, sino hijo del sol. En este caso el pato significa hijo, que no tiene nada que ver con el ave y, por tanto la escritura jeroglífica es en este caso simbólica. Nuestro pato puede actuar también como un sonido: sa. Por lo que ya no se puede traducir como pato, o hijo y puede servir para escribir palabras que contengan el sonido sa, por ejemplo, masa. En este caso la escritura egipcia es fonética. 
     En consecuencia, al aparecer el pato de la imagen junto al disco solar que se identificaba con Ra, se leería: El hijo de Ra”.        
      R.R.C.