jueves, 9 de abril de 2015

La primera prostituta del Mundo

     
     Me refiero a la primera prostituta del Mundo de la que tenemos noticia; claro. Todos hemos oído decir muchas veces que la prostitución es el oficio más antiguo de la humanidad, al menos, desde que empezó la civilización, pues me temo, que en épocas prehistóricas cuando el hombre todavía se dedicaba a perseguir animales, recolectar lo que la naturaleza le ofrecía y vivir en cuevas, los métodos que empleaba el varón para convencer a una mujer de que yaciera con él, no siempre serían los más adecuados.
     En el Poema de Gilgamesh se habla por primera vez de una hierédula, o prostituta sagrada en tiempos del rey de Uruk, que vivió hacia el 2750 antes de J.C. Su labor consistió en civilizar al Enkidú, es decir, manteniendo relaciones sexuales con él consiguió que dejara de ser un salvaje y se convirtiese en un hombre civilizado, por encargo del mencionado rey de Uruk Gilgamesh. El problema es que estamos tratando de una obra literaria, y no de una historia real. Digamos, que nos encontramos ante el primer caso de prostitución en la ficción. Por cierto, en Mesopotamia, para nada estaba mal visto este oficio, máxime, cuando era en el entorno de los templos en donde tenía lugar, y sus responsables, los que la controlaban.
     Nos tenemos que remontar más de veinticinco siglos antes de que naciera Cristo, para encontrarnos con el primer caso de prostitución en el Antiguo Egipto. Siguiendo como fuente al historiador griego Herdoto, veinte siglos posterior a los hechos que narra, e informado por los sacerdotes egipcios, según nos cuenta en su Segundo Libro de Historia, la hija del mismísimo faraón que mandó construir la Gran Pirámide, ejerció la prostitución en un lupanar público a instancias de su padre, que falto de medios para terminar su obra, no tuvo problemas en recurrir a esta bajeza, de obligar a prostituirse a su propia hija, para obtener medios con los que finalizar su magna construcción. Pero esto no es todo. Siguiendo al historiador, la princesa cumplió tan bien, lo que su progenitor tan mal le mandó hacer, que consiguió levantar una pirámide para ella al lado de la de su padre, pidiéndole a sus clientes, que la obsequiaran con un sillar de piedra por sus servicios, aparte de la tarifa establecida, que iba sufragar los gastos de la tumba de Keops. Las medidas de la pirámide de la prostituta que nos proporciona Herodoto, recogiendo las informaciones que le transmitían los miembros del clero faraónico egipcio, son fantásticas: casi cincuenta metros de cada lado, lo que supondría una altura considerable y, lo que es más importante, miles y miles de sillares de enormes piedras. No, no fue tan…, lo que ocurre es, que este historiador nunca debió admitir esos testimonios. Igualmente, aquellos que lo han leído saben que ofrece cantidades inverosímiles en la mayoría de las ocasiones. A pesar de ello, la hija del faraón parece que ejerció su oficio con una gran profesionalidad, con lo cual, se convertiría en la primera prostituta de la que tenemos noticia, precisamente por Herodoto, considerado el primer historiador.
     Muy posterior a este relato, nos encontramos con otra anécdota del autor, que se remontaría al siglo VI antes de Cristo, también en el país del Nilo, en donde vivía una joven y bella prostituta llamada Archídice, de una codicia sin límite. Rechazó a un admirador, e insistente cliente, cuando éste no podía hacer frente a la enorme cantidad de dinero que le exigía por sus servicios. Lo que la realidad le negó, se lo concedió un sueño, como ocurre en tantas otras ocasiones. Así que, en el transcurso del mismo la poseyó. Fue tal su alegría, que no pudo evitar ir presumiendo por la ciudad de su andanza, hasta que llegó a oídos de la interesada. Ni corta ni perezosa, presentó una denuncia ante un tribunal, exigiendo los emolumentos acostumbrados al imprudente sujeto. El juez estudió el caso y dictaminó: puesto que el acusado sólo la había poseído en sueños; ella debería de irse a su casa, acostarse a dormir y soñar… ¡qué le había pagado! Sentencia justa donde las haya. Además, no hace falta ser un jurista para entenderla.
Nota I: la ilustración que acompaña esta entrada es un fragmento del papiro egipcio de Turín, que escandalizó al propio Champollion por las escenas de alto contenido sexual que representaba.
Nota II: también en este blog : “El primer lameculos de la historia del que tenemos noticia”, “El chiste más antiguo del Mundo” y “La primera bajada de impuestos de la que se tiene noticia”. Se pueden encontrar en el buscador del margen derecho.

     R.R.C.