viernes, 14 de noviembre de 2014

El chiste más antiguo del Mundo

     
     El humor siempre ha estado presente en todas las culturas, por primitivas y atrasadas que éstas nos puedan parecer, está asociado a la condición humana, digamos, que sin su comparecencia la vida hubiera resultado imposible. A pesar de las rigideces, brutalidades, injusticias y faltas de libertad que todos estos pueblos tuvieron que soportar, entre ellos, siempre se hizo un hueco la gracia, el ingenio, la ocurrencia, la ironía, el chiste en fin. Lo podemos comprobar a lo largo de toda su creación literaria; me estoy refiriendo a culturas tan diferentes como la sumeria, la egipcia, o la romana por ejemplo. Todas ellas violentas y despiadadas con las clases populares de aquellos tiempos, que a pesar de ello, no renunciaron a pequeños momentos de burla y picardía, como pudieron comprobar investigadores británicos que hicieron una lista con los chistes más primitivos de la historia. Llegaron a la conclusión, que el más viejo de todos procede del período neo-sumerio, allá por el año 1900 antes de J.C., originario de lo que actualmente es el sur de Irak. El chiste en cuestión, dice como sigue: “Algo que nunca ha ocurrido desde tiempos inmemoriales: una joven mujer tirándose un pedo sobre las rodillas de su esposo". No sé la gracia que les puede hacer a ustedes ahora, pero hace casi 4000 años era mucha, pues se supone, que provocaba grandes carcajadas entre los sumerios. Además, es el primer chiste del que tenemos constancia, por lo se podría considerar, con los datos actuales, como el chiste más antiguo del Mundo, no necesariamente el mejor.
     Para Paul McDonald, que fue coordinador de la investigación sobre los primeros chascarrillos de la civilización, “los chistes tienen en común la intención de romper tabúes y un cierto grado de rebeldía". Lo cual, es evidente en la chanza ya expuesta, y también lo podemos comprobar en otros chistes de las civilizaciones mencionadas y que refiero a continuación:
     En el Antiguo Egipto de los faraones, hacia el año 1600 antes de J.C., nos encontramos con el que podíamos considerar el segundo chiste más antiguo de la historia, referido al soberano Snefru* dice así: : "¿Cómo entretienes a un faraón aburrido? Navegas en un bote cargado con mujeres jóvenes vestidas sólo con redes de pescar y le pides al faraón que vaya a atrapar un pez".
     Por último, muy posterior a la ocurrencia egipcia, nos encontramos con un chiste muy conocido en la Antigua Roma, de tiempos del Emperador Octavio Augusto, en el que él mismo es el protagonista, y parece que tuvo una gran difusión entre los siglos I anterior y posterior a Cristo. Manifiesta lo que sigue: “El Emperador Augusto estaba viajando por su imperio cuando se encontró con un hombre que se parecía mucho a él. Impresionado le preguntó: "¿Quizás tu madre trabajaba de sirviente en el palacio?" "No, su majestad," —respondió éste— "pero quizás mi padre sí..."
     Las culturas pasan, las civilizaciones se acaban, el mundo continúa y el humor (fruto de la propia naturaleza humana) permanece.

*Hay que aclarar que dicho faraón es muy anterior al 1600 a. de J.C., ya que fue el primer monarca de la famosa IV Dinastía, mil años antes de la fecha indicada.
     R.R.C.


sábado, 1 de noviembre de 2014

Cincinato, un político honrado

     En vista de la actual situación de deterioro de la democracia española como consecuencia de la inmensa corrupción de sus dirigentes, me ha parecido oportuno, traer a la primera página del blog a un político honrado, aunque para ello, me haya visto obligado a retroceder hasta el siglo V antes de J.C. ¡Menos mal que no he tenido que remontarme a los fósiles de Atapuerca! Según el Antiguo Testamento, Dios tuvo que destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, porque Abraham fue incapaz de encontrar a diez personas justas en ellas. No quiero imaginar lo que pasaría ahora, si le planteara la misma exigencia: buscarlos entre la casta política española de hoy.
     Lucio Quincio Cincinato nació en la antigua Roma, cuando todavía estaba regida por una monarquía que daba sus últimos coletazos. Disfrutó de una larga vida, si tenemos en cuenta la época que le tocó vivir, ya que llegó a cumplir los ochenta años de edad; del 519 al 439 antes de J.C. No fue un político al uso y mucho menos aún si lo comparamos con los actuales gobernantes que padecemos en España, pues no sabemos qué tiene que ocurrir para que dejen sus poltronas y privilegios, ya que nuestro personaje, carecía totalmente de ambición personal, pudiendo tener en sus manos todo el poder, renunció a él, prefirió vivir en el campo y labrar la tierra con la ayuda que le prestaban  sus bueyes, a la ostentación de importantes cargos públicos. Durante la República romana se consideró un ejemplo a seguir, un arquetipo al que imitar; por su honradez, su integridad, su patriotismo de verdad y toda una serie de virtudes de las que hacía gala. Si a esto añadimos, su capacidad para resolver los graves problemas a los que tuvo que enfrentarse para salvar a Roma del desastre, ¿Qué más se puede pedir? Probablemente, su figura nos ha llegado un tanto mitificada, algunas cuestiones que nos transmite la tradición no son verificables, pero a pesar de ello, se tienen indicios suficientes para suponer que fue un personaje nada común, con unas cualidades y sobre todo unas actitudes admirables.
     Perteneció a la clase social de los patricios, considerados descendientes de los primeros pobladores de Roma y como tal tenían derecho a utilizar tres nombres: el individual: Lucio (praenomen); el de la gens Quincio (nomen) y el de la familia: Cincinato (cognomen). Los patricios se organizaban en gentes y cada gens agrupaba un número de familias. Fue cónsul, general y dictador romano (en este caso, el puesto de dictador no tiene una carga peyorativa) a propuesta del senado.
     Si seguimos al gran historiador romano Tito Livio, en el año 458 antes de C. mientras tenía lugar una dura guerra con los ecuos y los sabinos, se nombró dictador por un período de seis meses a Cincinato. Los enviados del Senado lo encontraron en su predio (tierra) que explotaba con sus propias manos. Limpiándose el polvo y el sudor, y colocándose la toga de color púrpura que su mujer le había traído, de inmediato se dirigió a Roma, derrotó a los enemigos, y después de dieciséis días, abandonó voluntariamente el cargo de dictador, por el que no tenía ningún apego, para regresar al campo con su pareja de bueyes y seguir con sus labores ordinarias.
     Ya en la vejez, con ochenta años, fue requerido de nuevo por el Senado y nombrado por segunda vez dictador, para solucionar un grave problema al que tuvo que hacer frente la joven República, evitar que un tal Espurio Melio se hiciese con el poder de una manera ilegítima aprovechando sus grandes riquezas, en un momento de profunda crisis y hambre para el pueblo llano, según Tito Livio, e incluso había quién se suicidaba para evitar una situación tan desesperada. Resuelto el problema tras una hábil maniobra, regresó a su casa. No obstante, hay historiadores que ponen en duda este segundo nombramiento y consideran que es fruto de la leyenda engrandecida que circulaba en Roma sobre este personaje.
     En España, cuando se proclamó la I República en 1873, su primer Presidente D. Estanislao Figueras, abandonó el poder sin previo aviso, después de haber presidido una convulsa reunión del Consejo de Ministros, en la que se discutía hasta el aburrimiento sin llegar a ninguna conclusión. En este contexto, Figueras cortó la discusión y les espetó: "Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros". Acto seguido se fue, dejando plantados a todos sus ministros. Al ver que no se presentó a trabajar en su despacho al día siguiente, fueron a buscarle a su residencia, y allí les informaron, que se había marchado a Francia harto de todo y de todos. En esta ocasión, no sólo plantó a su gobierno, sino a toda España. Al igual que Cincinato, dejó el cargo sin necesidad de que lo echaran, pero no resolvió los problemas que tenía sobre la mesa, como sí hacía el gobernante romano.  
     Como curiosidad, la ciudad norteamericana de Cincinnati se llama así por el protagonista de nuestra historia, e  incluso, se ha levantado allí una estatua en su honor, la que podemos ver en la imagen, entregando con una mano los símbolos del poder y agarrando con la otra el arado. ¿Se imaginan a un político español actual haciendo lo mismo?

     R.R.C.