viernes, 7 de febrero de 2014

Majestad de Batlló

     Presenta unas medidas de 153 centímetros de alto por 119 de ancho y se encuentra expuesto en el Museo Nacional de Arte de Cataluña. Está realizado en madera de ciprés policromada en el siglo XII por un autor desconocido, lo habitual en las imágenes de esta época. De estilo románico, es uno de los crucificados más conocidos y representativos  de este arte. En la parte superior de la cruz lleva escrita en una franja vertical, una vez traducido al castellano: “Jesús de Nazaret Rey de los Judíos”. Por otra parte, en el arte románico la escultura de bulto redondo queda reducida a dos temas: el que nos ocupa; y la Virgen con el niño sentado en su regazo. Tampoco viene mal recordar, que los autores estaban considerados como maestros artesanos y se encontraban al servicio, y por supuesto, a las órdenes del teólogo, que era el que dictaba las reglas a las que debían atenerse.
     Centrándonos en sus características, presenta cuatro clavos, es decir, con los pies separados, al igual que ocurría con los crucificados bizantinos. Se muestra impasible al dolor, el hecho de estar clavado en la cruz no hace mella en Él. El cuerpo lo mantiene firme y los brazos horizontales, la cruz queda reducida a un mero fondo. Es un Cristo que se sobrepone a la pasión y crucifixión que los hombres le han infligido. No emana sangre de sus manos y pies, ni hay restos de ella en todo su cuerpo. No presenta heridas ni corona de espinas, otros de la época llevan una corona de rey, y se encuentra completamente vestido con una larga túnica blaugrana, desde el cuello hasta los pies, brazos incluidos, normal en la escultura románica, que es una escultura de personajes vestidos, salvo alguna excepción muy concreta. Mantiene los ojos abiertos, por lo que podemos deducir que se encuentra vivo, que se ha sobrepuesto a la muerte, que la cruz no ha podido con Él. Nos encontramos pues, ante un Cristo dios y no ante un Cristo hombre, un Cristo en Majestad, el Rey de Reyes. Con ello se trataba de impresionar al fiel que lo contemplaba, más que conmoverlo, como ocurrirá más tarde con los crucificados góticos, llenos de sangre y heridas, y ya fallecidos, con el objetivo de que los fieles se compadeciesen del Mesías por su pasión y muerte.
     Por último, el estilo de las figuras románicas en general, incluida la que nos ocupa, responde a un ideal abstracto. Son anti-naturalistas, se encontrarían en el lado opuesto al realismo. No buscan la belleza formal, como la entendería un griego clásico, o un artista del Renacimiento, tan solo buscan transmitir un mensaje, o de hacer pedagogía con ellas.
      R.R.C.

lunes, 3 de febrero de 2014

Caperucita Roja. Una propuesta de interpretación.


     Aunque Caperucita Roja  se trata de un cuento, como todo el mundo sabe, y en consecuencia, no sería un blog dedicado a temas de Geografía, Historia y Arte el lugar más adecuado para tratar de él. Me ha parecido interesante, entretenida y, si cabe, divertida, la interpretación que hace Erich Fromm en su libro El lenguaje olvidado del mismo, y esos son los motivos por los cuales, lo incluyo como una entrada en este blog. Y además, ¿hay alguna duda de que se trata de un cuento con una larga historia? En mi etapa de juventud fue cuando leí este libro, y más de 35 años después ha vuelto a caer en mis manos. Recordaba perfectamente el capítulo dedicado a este relato, pues ya me llamó la atención en su día, pero es ahora cuando me he decidido a contarlo, gracias a la tecnología que me brinda este espacio.
    
     Para empezar, se trata de un cuento que produce inquietud en los niños cuando lo escuchan, y que se ha ido transmitiendo oralmente de generación en generación desde la Edad Media y con múltiples variantes. El francés Charles Perrault fue el primero que lo recogió por escrito a finales del siglo XVII, con el objetivo, precisamente, de prevenir a las niñas de tener encuentros con personas mayores desconocidas. A principios del siglo XIX, los famosos hermanos Grimm, retomaron el cuento y escribieron una nueva versión que se hizo muy popular, prácticamente en el Mundo entero, que dicho sea de paso, es la más conocida de todas. Al fin, Caperucita Roja se terminó convirtiendo en toda una imagen de la cultura popular, especialmente infantil.
     
     Partiendo de la base de que es una historieta suficientemente conocida por todos, me limitaré a exponer aquellos contenidos sometidos a interpretación, por el famoso pensador y psicólogo ya mencionado. Respecto al título del cuento, el motivo de llamarse Caperucita Roja y no de cualquier otro color es porque simboliza la menstruación, es decir, no se trata de una niña, sino de una adolescente que ya tiene la regla. La advertencia de no salirse del camino, que le hace la madre cuando la envía con la cesta a través del bosque a casa de su abuelita, se podría interpretar como una advertencia contra los peligros que pueda entrañar el sexo y la pérdida de la virginidad. No debe abandonar el camino seguro e introducirse en el bosque, porque el lobo, o sea, el hombre, siempre está al acecho; y cuando éste le dice a Caperucita que mire a su alrededor y escuche el canto de los pájaros, es con la intención de engañarla y seducirla, pues ha despertado su apetito sexual.
     
     Al internarse en el bosque, Caperucita se ha desviado del camino recto de la virtud, y por ello es severamente castigada por el lobo que, disfrazado de abuelita en la cabaña que ésta posee en medio del bosque, se la come de un solo bocado. Saciado su apetito (sexual), se queda dormido.
     
     El hombre, es presentado como una fiera astuta y cruel, mientras que el acto sexual, se describe como un episodio de canibalismo, en donde el varón devora a la mujer. Aquí, podemos ver la expresión de un gran antagonismo a los hombres y a las relaciones sexuales, por parte de las mujeres que no disfrutan del sexo.  Por otra parte, el lobo queda completamente ridiculizado en el cuento, en cuanto que asume, en cierto modo, el papel de una mujer embarazada, ya que lleva seres vivos en su vientre: la abuelita y la propia Caperucita. Al final, un cazador descubre la faena y raja el vientre del lobo mientras duerme, la pobre abuela y su nieta salen casi asfixiadas. Le llenan la barriga de piedras, símbolo de la máxima esterilidad, por lo que el lobo siente una tremenda sed, se aproxima al río para beber, pero el peso de las piedras hace que caiga y se ahogue. Su acción de querer usurpar el papel de la mujer de poder tener los hijos fruto de su embarazo es castigado con la máxima dureza: la muerte.
     
     En opinión de Erich Fromm, este cuento trata fundamentalmente de un conflicto entre el hombre y la mujer; una historia que supone un triunfo total de las mujeres que no quieren a los hombres, y termina con la victoria del sexo femenino sobre el masculino. En fin, ahí queda eso.
     R.R.C.

domingo, 2 de febrero de 2014

Algunos círculos de Kandinsky

     Es un óleo sobre lienzo realizado por Wassily Kandinsky en 1928. Se encuentra  expuesto en el Museo Guggenheim de Nueva York, con un formato cuadrado, presenta unas medidas de 144X144 centímetros. Es un claro ejemplo de pintura abstracta, en donde el autor se ha desprendido de la imposición de representar a la naturaleza tal y como la vemos, ha dejado de ser un fiel seguidor de la misma. Nos hallamos ante un impulsor del primer movimiento significativo de arte abstracto no figurativo, de la abstracción pura, absolutamente vanguardista y sin concesiones a los movimientos artísticos anteriores, especialmente al realismo, que todavía conservaba su parcela en el mundo artístico en estos comienzos del siglo XX y que, por otra parte, siempre ha tenido, desde que aquellos maestros florentinos y otras ciudades italianas y del norte de Europa, lograron dominar con sus pinceles la naturaleza, en esa etapa artística que todos conocemos como Renacimiento.
     El artista dispone de dos medios para expresarse: el color y la forma. La segunda, en sentido estricto, no es más que la delimitación de una superficie por otra, que además, es la expresión de un contenido interno, según nos informa el propio autor. Precisamente los círculos, son una de las formas preferidas por él, como algo completo y símbolo celeste. Sobre una superficie plana e imprecisa, que provoca la sensación de infinitud en el espectador, podemos ver varios círculos que se distribuyen por ella de manera desigual, de distintos tamaños y colores, que parecen flotar en el espacio, como si de astros luminosos se tratase. Los círculos se superponen unos con otros. Se transparentan y dejan ver, a la vez que modifican sutilmente, el color de terceros que se encuentran pintados debajo. Entre todos, destaca el gran círculo negro, que se encuentra sobre otro aún mayor de color violáceo, que nos recuerda al típico eclipse de cuando la Luna, se interpone entre el Sol y la Tierra. Pero nos hace dudar de su color el hecho, de que tiene transparencia, ya que nos deja ver otros tres círculos menores que cubre en parte. Respecto a la gama cromática, prefiere los tonos cálidos para los círculos más pequeños, mientras que se reserva los tonos considerados fríos para los más grandes.
     Toda la fuerza expresiva se concentra por lo tanto; en las formas, en este caso el círculo, una de las favoritas para el autor, y en los colores, que al igual que las formas, no ofrecen relación alguna con la realidad observable. Esta pintura es autónoma y no presenta conexión de ningún tipo con el mundo natural. Lo único artístico y lo único esencial es que el artista, a través de la armonía de los colores y de las formas, es decir, de la obra de arte, haga vibrar adecuadamente el alma humana, es lo que Kansdisky denomina en su libro De lo espiritual en el arte: “principio de la necesidad interior”. Ésta necesidad, nace de tres causas místicas: en primer lugar, todo artista debe tener su propia personalidad y expresar lo que le es propio; segundo, como hijo de su época ha de expresar lo que es propio en esa época; y por último, ha de expresar lo que es propio al arte en general, sin concesiones espaciales ni temporales.
     R.R.C.

sábado, 1 de febrero de 2014

José y los sueños del faraón

     Uno de los personajes más populares del Génesis (primer libro de la Biblia) es, qué duda cabe, José.  Hijo del patriarca Jacob y su esposa Raquel, ocupaba el puesto número once de un total de doce hermanos, todos ellos varones. Por él, su padre siempre mostró una gran predilección, lo que le valió la envidia del resto, salvo de Benjamín, el hijo menor y de la misma madre que José. Los otros diez, eran hermanos sólo por parte de padre. Para deshacerse de él, los mayores decidieron venderlo a unos mercaderes de esclavos que se dirigían a Egipto y engañar a su progenitor contándoles la historia, de que había sido devorado por una fiera, no pudiendo hacer nada para evitarlo. La fortuna, al final, se puso de parte de José en esa tierra extraña, en donde alcanzó el puesto de visir real, sólo por detrás del faraón. Se casó con una egipcia, que le dio dos hijos varones y tuvo una vida feliz y próspera, después de haber conocido anteriormente, la esclavitud y la cárcel. No abandonó Egipto hasta su muerte y siempre se mantuvo fiel y confiado a su Dios.
     La historia que nos narra el Antiguo Testamento sobre este personaje, es una “novela” didáctica, con un trasfondo real verosímil, en opinión del exégeta García Cordero; vendría a ser una historia providencialista que pudo surgir en Jerusalén en tiempos de Salomón, allá por el siglo X antes de J.C. con propósitos moralizantes, en la cual, las virtudes del protagonista se ponen de manifiesto. Convirtiéndose en un modelo para las nuevas generaciones, de virtud y de sumisión a la voluntad de Dios, el verdadero motor de la historia, con designios salvíficos para el pueblo elegido. Hay quien ha señalado a José, como el personaje que tiene más paralelismos con Jesucristo de todos los que aparecen en la Biblia.
     Además de lo expuesto, la faceta por la cual se le conoce más a José, es por su habilidad a la hora de interpretar los sueños, tanto los propios, como los ajenos, y los más importantes, pues de ellos dependía el futuro de Egipto; los del faraón, aunque él siempre atribuye a Dios esta facultad. Puedo adelantar, que todos los sueños que descifra, tienen en común, el hecho de presentarse como anuncios anticipados de lo que va a ocurrir, como así sucedería.
     Casi al comienzo de la historia de José, ya tuvo un sueño que trasmite a sus hermanos, en el cual, aparecían todos atando gavillas en el campo, y sólo la suya se levantaba y se mantenía derecha, mientras que las de sus hermanos se inclinaban hacia la de José. Éstos, se enfurecieron contra él, porque interpretaron que reinaría sobre ellos, o que los tendría dominados. No iban mal encaminados, pues más adelante así ocurriría. Volvió a tener otro sueño complementario al aquí expuesto. En esta ocasión, el Sol, la Luna y once estrellas se inclinaban ante él. En este caso, además de a sus hermanos, se lo contó a su padre, y fue su progenitor quién le recriminó que si el mismo, su madre y sus hermanos se inclinarían ante él. Estos últimos aumentaban su odio hacia José, mientras que su padre reflexionaba.
     Mientras se encontraba en la cárcel en Egipto, por la falsa acusación de la mujer de Putifar, se le presentó la ocasión, de interpretar acertadamente dos sueños que habían tenido antiguos sirvientes del faraón y que también estaban presos. El jefe de los coperos le contó que había soñado que tenía una cepa, y que en ella había tres sarmientos, que nada más echar yemas, florecían enseguida y maduraban las uvas en sus racimos. Él exprimía aquellas uvas en la copa del faraón, y ponía la misma en su mano. José le dijo: los tres sarmientos, son los tres días que faltan para que el faraón te reponga en tu antiguo puesto y volverás a poner la copa en su mano. Como así ocurrió. El jefe de los panaderos le contó el suyo y le expone: que sobre su cabeza había tres cestas de pan. En la superior había de todo lo que come el faraón de panadería, pero los pájaros se lo comen de la cesta. José le responde que las tres cestas, también son tres días, y una vez que pasen lo ahorcarán y los pájaros se comerán su cadáver. Y al igual que en el sueño anterior, así ocurrió.
     Ahora vienen los sueños más interesantes: los del faraón, pues de su interpretación, como ya sabemos, depende el destino de toda una nación. En el primer sueño que refiere a José, aparecen siete vacas hermosas y gordas que se pusieron a pacer a orillas del Nilo, pero detrás de ellas aparecen otras siete de mal aspecto y flacas, que terminan comiéndose a las gordas. A continuación, tiene otro sueño, en el que siete espigas lozanas y buenas fueron devoradas por otras siete flacas. Bien, ningún mago de Egipto fue capaz de saber que significaban esos sueños. José compareció ante el faraón y le contó ambos sueños. El hebreo los interpretó como si de uno solo se tratara, informando al faraón que las siete vacas gordas, o las siete espigas hermosas, anunciaban siete años de abundancia para Egipto, a los que seguirían otros siete de escasez, como simbolizaban las vacas flacas o las espigas marchitas. Para José, lo que Dios va a hacer se lo ha mostrado al faraón en sueños y por eso le aconseja poner en el gobierno del país un hombre sabio que sepa afrontar la situación. Para hacer frente a tal desafío nombra a José visir de Egipto, tan solo por debajo del propio faraón. Contaba con una edad de treinta años cuando alcanzó tan alto rango. Su Dios, en el que siempre confió, nuca le abandonó y colmó de dicha a José hasta el final de sus días.
     Una vez expuestos los sueños y su correspondiente interpretación, considero harto interesante, la lectura que hace del lenguaje onírico el narrador de este episodio bíblico, que pone en boca de José, o en sus propios sueños, una lógica interpretativa de lo más actual. El propio Jung, uno de los mayores expertos en psicología analítica del siglo XX, o el ya mencionado Erich Fromm, destacado psicoanalista y psicólogo social fallecido en 1980, no tendrían inconveniente en aceptar; ya que ambos admiten la posibilidad, de que cuando soñamos, nos podemos dar cuenta de cosas, que nos han pasado desapercibidas cuando estábamos despiertos. El faraón pudo tener noticias, informado por sus asesores, o alguno de ellos, de que había indicios que presagiaban cambios negativos, y posiblemente, la etapa de prosperidad que vivía Egipto en esos momentos se podría revertir. Respecto al hecho de ser siete el número de años de abundancia o de escasez, parece evidente que se trataría de un número simbólico. Luego, existiría en el ambiente de la corte, la intuición de ese cambio, que el faraón no terminaba de reconocer en estado de vigilia y sólo fue capaz de concretar por medio del lenguaje típico de los sueños. En este caso, podemos asegurar que el faraón fue más inteligente dormido (en sueños) que despierto.      
     El significado de los sueños, es algo, que desde el comienzo de la civilización ha preocupado al hombre a lo largo de la historia. Pensadores de las diferentes culturas se han interesado, e incluso investigado sobre este tema. Ya que estamos ante una narración del pueblo judío, no viene mal recordar, que para El Talmud, que es una obra que recoge las discusiones de los rabinos sobre leyes judías, costumbres, historias, tradiciones y leyendas “un sueño que no ha sido comprendido es como una carta que no ha sido abierta”.  Para entender un poco mejor como se ha manejado este tema a lo largo de la historia, baste este breve recorrido:
     En las culturas orientales más antiguas, los sueños eran mensajes enviados a los hombres por los dioses. Precisamente el tema que nos ocupa sería un buen ejemplo, ya que el Dios de José envía al faraón los sueños expuestos para advertirle de lo que va a ocurrir y tome precauciones. Sin embargo, otras interpretaciones llevadas a cabo en la India y en Grecia le atribuían al lenguaje onírico la función de pronosticar y diagnosticar enfermedades.
     Para Sócrates, los sueños representan la voz de la conciencia, por lo tanto, tenemos que tomarlos en serio y observarlos, tal y como sostiene en Fedón escrito por Platón. En contraste con su admirado maestro, la teoría de Platón, es casi una anticipación de lo que mucho tiempo después propondría Freud, el fundador del Psicoanálisis, ya que considera los sueños como la expresión de nuestra parte más irracional (el Ello de Freud). Mientras tanto, Aristóteles destaca la naturaleza racional de los mismos, pues supone que mientras dormimos podemos advertir con más claridad nuestro estado corporal, pero no siempre ocurre así y que no todos los sueños tienen significado.
     En la cultura romana, Lucrecio sostiene que los sueños se ocupan de aquellas cosas que nos interesan durante el día, o de las necesidades corporales que luego el sueño nos las satisface. Más completa, me parece a mí, la teoría de interpretación onírica  que propone Artemidoro en el siglo II y que tuvo gran influencia en la Edad Media. Llegó a distinguir cinco clases de sueños que tienen distintas propiedades. Destacaré dos: en primer lugar, llama sueño al que descubre la verdad bajo una figura encubierta, precisamente como los que tuvo el faraón; en segundo lugar, denomina oráculo, a aquel sueño que nos advierte o nos revela un ángel mientras dormimos, como le ocurrió a San José, el esposo de la Virgen, cuando un ángel enviado por Dios le informa mientras duerme, que María se encuentra embarazada del Espíritu Santo. Bueno, de Cicerón, mejor ni hablar, pues para él, los sueños no merecen ningún crédito ni respeto. La voz del escepticismo más completo.
     En tiempos de Jesús, en Jerusalén, el rabino Jisdá afirmaba que todos los sueños tenían significado, excepto los provocados por el ayuno. Los autores del Talmud suponen que ciertos tipos de sueños nos pueden ofrecer un pronóstico y que se cumplen, entre otros, aquellos que se repiten. Tengo que advertir, que para la psicología moderna, los sueños que se repiten son de una gran relevancia en la vida de la persona que los tiene.
     En el siglo IV podríamos destacar al discípulo predilecto de Hipatia: Sinesio de Cirene, cuando escribe: que unos con lecciones son ilustrados; mientras otros, por el sueño son inspirados. Los sueños serán al mismo tiempo verdaderos y oscuros, y aún en su oscuridad residirá la verdad.
     En la Edad Media, la línea que se sigue en la interpretación onírica es parecida a la época clásica. Judíos como Maimónides propone que se debe separar la parte racional del sueño de su velo simbólico. Santo Tomás de Aquino señala cuatro clases distintas de sueños y que ciertos sueños son enviados por Dios.
     Ya en tiempos más modernos, Hobbes afirma con gran acierto por su parte, que todos los sueños son consecuencias de estímulos somáticos, como prueba el hecho del gran consenso que ha suscitado hasta hoy. Voltaire no cree que los sueños profeticen, pero admite que a menudo hacemos uso durante el sueño de nuestras facultades más elevadas. Kant opina de una manera similar. Tampoco aceptaba que en los sueños tengamos inspiraciones sagradas. Pero también decía, que las ideas que tenemos durmiendo pueden ser más claras que cuando estamos despiertos. Goethe afirma que nuestra capacidad racional aumenta durante el sueño. Emerson, reconoce que nuestro carácter se refleja en los sueños, y sobre todo aquellos aspectos que no aparecen en la conducta observable. Al igual que vemos el carácter de los demás, por lo que a menudo podemos predecir acciones futuras. Bergson, al igual que Nietzsche, cree que los sueños tienen su origen en estímulos somáticos, pero difiere de él, en que esos estímulos no deben ser interpretados por los anhelos y las pasiones dominantes que poseemos.
     Capítulo  aparte merecería la obra de Freud, pero desbordaría esta entrada. Tan solo me limitaré a decir, que para el padre del psicoanálisis, los sueños son realizaciones de deseos inconscientes, muchos de ellos sexuales, que durante la vigilia no hemos podido satisfacer, es decir, el sueño nos da lo que la realidad nos niega, además, se da rienda suelta a los sentimientos más oscuros y reprimidos por nuestra conciencia moral. Otros como Jung, piensan que todos los sueños son revelaciones de una sabiduría superior. Pero otros muchos especialistas, como el ya mencionado Erich Fromm por ejemplo, proponen que en los sueños participan  las dos características del hombre: la irracional y la racional. Y la interpretación de los sueños consistiría en averiguar, cuándo exponemos lo peor de nosotros mismos, o bien, lo mejor y más elevado moral e intelectualmente.
      R.R.C.