domingo, 28 de diciembre de 2014

La Matanza de los Santos Inocentes

LA MATANZA DE LOS INOCENTES DEL BELÉN DE SALZILLO
     El día 28 de diciembre de cada año, la Iglesia Católica conmemora el día de Los Santos Inocentes, que tuvo lugar en la pequeña localidad de Belén de Judá en la época que nació Jesucristo, ordenada por el sanguinario rey Herodes el Grande, ante el temor de que allí hubiera nacido alguien que pudiese arrebatarle su trono. No lo consiguió, sin embargo, su hijo el rey Herodes Antipas, más de treinta años después, fue uno de los partícipes más activos en la crucifixión de Jesús de Nazaret.
     Es el evangelio atribuido a San Mateo, el que nos transmite en muy pocas palabras, concretamente en el capítulo 2, este brutal acontecimiento: “Entonces Herodes, viéndose burlado por los magos, se irritó sobremanera y mandó matar a todos los niños que había en Belén y en sus términos de dos años para abajo, según el tiempo que con diligencia había inquirido de los magos”. Este breve pasaje, es todo lo que tenemos dentro del Nuevo Testamento para reconstruir todo lo que ocurrió ese fatídico día. Los otros tres evangelistas guardan silencio, aunque realmente solo San Lucas debería de haber dicho algo, puesto que es el único, junto con Mateo, que habla de la infancia de Jesús, pues los otros dos comienzan sus Evangelios a partir de la actividad pública del Maestro. El relato aparece ampliado y ofreciendo más detalles en algunos de los evangelios apócrifos. Otros, prácticamente, no añaden nada sustancial, como el Evangelio de Nicodemo, por ejemplo. Además, nos encontramos con unos cincuenta comentarios y sermones de Padres de la Iglesia, en los que aparece una breve explicación del pasaje del apóstol a partir del siglo II. En fin, toda esta información extrabíblica es muy tardía, de poca confianza y casi todos los historiadores actuales la omiten.
     Teniendo presente los criterios que sigue la crítica histórica moderna, y una vez descartadas las fuentes no canónicas, solo nos queda el testimonio de San Mateo, por lo que la mayoría de los historiadores no admiten este acontecimiento como un hecho histórico, aplicando el principio: de que una sola fuente no es suficiente para demostrar un hecho histórico, máxime, si se trata de un acontecimiento tan lejano en el tiempo. Podría mencionar numerosos historiadores de prestigio que no aceptan la matanza de niños como algo real, incluso exégetas bíblicos católicos que la cuestionan o simplemente la descartan. Otros, apuntan , que el evangelista la confundió con algún suceso dramático llevado a cabo por Herodes, como fue la ejecución de dos de sus hijos, o de tantos otros, temeroso de que le quisieran arrebatar el trono. Hasta el propio Ratzinger, que más tarde se convertiría en Benedicto XVI, en su famoso libro La infancia de Jesús, lo más que se atreve a confirmar, es que la masacre en cuestión, podría haber ocurrido teniendo en cuenta la crueldad y la falta de escrúpulos que siempre demostró este gobernante. Y el hecho, de que solo contamos con un testimonio, no demuestra que no haya pasado, pero no se atreve a confirmar el episodio como histórico.
     Por supuesto que hay otros pensadores cristianos que no cuestionan el sacrificio de inocentes, y dan toda la credibilidad del mundo al evangelista y hacen una lectura literal del texto. Su argumento principal es, que un evangelio contenido en el Nuevo Testamento no puede mentir, ni equivocarse. Además, está en consonancia con la maldad probada por otras fuentes históricas del personaje, que no hubiese vacilado de ordenar esa masacre, de tener el más mínimo indicio de que en la localidad de Belén, podría existir alguien que pusiera en riego su trono, por muy niño que fuera. Por otra parte, el hecho de que el principal historiador judío para este tiempo Flavio Josefo, que describe con todo género de detalles la vida y obra de Herodes, al que detestaba, y nos transmita todas sus crueldades y asesinatos, en su obra: Antigüedades judaicas, no diga nada de esta matanza de inocentes, no resta credibilidad al relato de Mateo. Ello se podría explicar, porque Josefo no le dio la relevancia suficiente para incluirlo en su texto, con muy despreciable e inadmisible que lo veamos hoy. Hay que tener en cuenta, que la masacre, si se llevó a cabo, afectó a unos pocos niños hijos de pastores pobres, que para muchos escritores de entonces, incluido Josefo, no merecía la pena recoger en sus escritos, pues, a pesar de que se ha magnificado el hecho por personajes cristianos que han llegado a decir, que fueron miles los inocentes sacrificados, la cifra no hubiera pasado de veinte, o menos, si tenemos presente que Belén debía tener entre 500 y 1000 habitantes. Por lo tanto, el suceso, como dice Benedicto XVI y otros estudiosos neotestamentarios, no lo podemos descartar, aunque nos falten pruebas concluyentes.
     Habría que recordar, que una matanza de niños no es la primera vez que se produce en el mundo de la Biblia. El Éxodo, nos cuenta otra de mayores dimensiones que la que estamos tratando, cuando el faraón egipcio dio la orden de que fueran asesinados todos los niños varones que naciesen de judíos, por temor a que se reprodujeran tanto, que pudiesen poner en peligro el poder establecido en Egipto. Este fue el motivo por el que los padres de Moisés decidieron abandonarlo en las aguas del Nilo, para intentar salvarlo, como así ocurrió siguiendo el relato del Antiguo Testamento. Ratzinger, en su libro ya mencionado, aclara, siguiendo las instrucciones de Moisés recogidas por Josefo, que realmente, lo que se pretendía era eliminar la posibilidad de que naciese un niño, que una vez llegado a la edad adulta, engrandecería a su pueblo y derrotaría a los egipcios. Al igual que José fue advertido en sueños por Dios para que llevase a su hijo a Egipto y liberarlo así de la ira de Herodes, al padre de Moisés también se le habría aparecido en ángel dios en sueños para avisarlo de las intenciones del faraón. Bien, en este relato nos encontramos con el mismo problema que ya vimos, solo tenemos la Biblia para corroborarlo, y ya sabemos lo que opina la crítica histórica moderna.
     No resulta extraño, que Mateo retome este asunto, cuando recoge el texto de Oseas, un profeta del Antiguo Testamento que dice: “De Egipto llamé a mi hijo”, es decir, cuando Jesús es llevado a Egipto por su padre terrenal huyendo de Herodes, dio cumplimiento a la profecía bíblica que anunciaba que ese niño que acababa de nacer era el verdadero hijo de Dios. Para finalizar esta cuestión y remarcar aún más, que se estaban cumpliendo profecías anunciadas por profetas del Antiguo Testamento dice: “Una voz se oye en Ramá, lamentación y gemido grande; es Raquel, que llora a sus hijos y rehúsa ser consolada, porque no existen”  (Jeremías, cap. 31 v. 15). Se refiere a Raquel* esposa de Jacob y madre de José y Benjamín, que está enterrada cerca de Belén, por lo que el evangelista la trae a colación, pues al igual que ella perdió a sus hijos cuando parten al cautiverio, las madres de Belén perdieron a los suyos causándole el mismo dolor, que según Ratzinger, solo Dios puede corregir con la resurrección.
     Para la Iglesia Católica, estos niños sacrificados en Belén son los primeros cristianos y santos de la historia, al igual que sus madres, que se resistieron con todas sus fuerzas para impedirlo, pese a no estar bautizados, requisito indispensable para alcanzar la santidad, podríamos decir que recibieron un bautizo de sangre. Ha sido un tema muy recurrente en la Historia del Arte, tanto en pintura como en escultura, los niños y sus madres pueden aparecer con nimbo (aureola de santidad).

*Erigida en representante de todas las madres de Israel, cuando éstas ven marchar a sus hijos al cautiverio de Babilonia impuesto por  Nabucodonosor, tras la conquista de Jerusalén en el 583 antes de J.C. Su marido Jacob, también se le conoce con el nombre de Israel, padre de los doce hijos que dan nombre a las doce tribus israelitas.
Nota. Para qué quede claro: con las pruebas que tenemos de la matanza de niños en Belén cuando nació Jesús, un juez de hoy, declararía a Herodes no culpable de estas muertes, lo cual, no quiere decir que sea inocente. También sabemos con certeza que no tenía escrúpulos, era un asesino y un canalla. Sin embargo, desde el punto de vista económico, no lo hizo mal.

       R.R.C.

miércoles, 24 de diciembre de 2014

¿Cuándo nació Jesucristo?

   
     Han sido muchas las críticas e incluso burlas, que se han hecho de la religión cristiana por no poder ofrecer una fecha concreta sobre el nacimiento de su fundador. Ni los primeros cristianos lo sabían, ni los actuales tampoco, ya que los documentos de los que disponemos, especialmente los evangelios canónicos, no lo dicen. Además, solo los atribuidos a Mateo y Lucas hablan de su nacimiento e infancia brevemente, mientras que los otros dos guardan silencio. Más que en el año del nacimiento, en esta entrada me centraré en el día de la natividad de Cristo. No obstante, sobre la primera cuestión tampoco sabemos nada, e incluso es contradictorio lo que podemos deducir de los dos evangelios citados, pues mientras Mateo confirma que Herodes estaba vivo cuando se produjo el nacimiento de Jesús, y sabemos que este rey muere el año 4 antes de J.C., podemos deducir que, al menos, nació 4 años antes de lo que se dice. Pero si nos atenemos a lo que escribe Lucas, tendríamos que situar el alumbramiento en el año 7 después de J.C., ya que nos habla de un censo que realizaron los romanos ordenado por  Octavio Augusto, siendo gobernador de Siria Cirino, y que podemos situar en esta fecha según el historiador judío Flavio Josefo. Fue este el motivo, siguiendo a Lucas, por el que la Virgen y San José se trasladaron a Belén para inscribirse. En esta pequeña localidad se le cumplieron los días a María, dando a luz al niño Jesús. El motivo de situar el nacimiento de Cristo en el año 1 de nuestro calendario, se debió pues, a un error, cometido en el año 525 por el monje Dionisio el Exiguo, que realizó los cálculos para pasar del calendario romano al cristiano, es decir, comenzar a contar los años desde el nacimiento de Cristo y no desde la fundación de Roma. En otra entrada de este blog, titulada: “El calendario Gregoriano: nuestro calendario” se tratan asuntos relacionados con este tema.
  
     Respecto al día de la natividad, estamos tan perdidos como en el año, aún tenemos menos información si cabe. Lucas, habla de que había pastores en el campo durmiendo al raso, que fueron los primeros en ir a adorarle, lo que descartaría una fecha invernal. Por otra parte, los romanos no iban a escoger los días de invierno, que eran los más cortos, fríos y desapacibles del año para celebrar un censo en el que la gente se tenía que desplazar con sus escasos medios para ir a apuntarse. La primavera y el verano parecen fechas más convenientes. Por lo tanto, el 25 de diciembre no tiene una base histórica. No obstante, los primeros cristianos no mostraron una gran preocupación por esta cuestión, pues lo que más les interesaba a ellos, eran las enseñanzas de su Maestro y, sobre todo, su muerte, pasión y posterior resurrección.
  
      En los siglos II y III se propusieron diversos momentos para celebrar el nacimiento del Salvador, pero no fue hasta la primera mitad del siglo IV, cuando aparece la fecha que celebramos en la actualidad. ¿Qué les llevó a los cristianos a proponer el 25 de diciembre cómo el día del nacimiento de Jesús? También se ha discutido hasta la saciedad esta cuestión. La respuesta más repetida es que tomaron una festividad pagana muy arraigada en el Imperio romano, pues se celebraba el culto al Sol Invicto, o el culto al dios Mitra que era una antigua divinidad irania que se identificaba con el Sol y sus seguidores lo recordaban en el solsticio de invierno, en el que los días empezaban a ganarle terreno a las noches. Por lo tanto, a los cristianos se les ha acusado de apropiarse de una fiesta que no era la suya y de la consiguiente falta de originalidad, ya que se limitaron a dotar de un nuevo significado a una festividad romana perfectamente arraigada.
 
      Sigamos. ¿Podrían ser otros motivos los que llevaron a estos primeros cristianos a escoger este día para el nacimiento de su Señor? Muy probablemente. Había una creencia generalizada en el mundo judío de esta época que pasó a los cristianos de los siglos II y III, que en esencia suponían, que la concepción de los grandes profetas tuvo lugar el mismo día del año en el que morían, es decir, que si Jesucristo fue crucificado el 25 de marzo, como pensaban los cristianos occidentales, ese fue el día de su concepción, luego nació nueve meses más tarde, lo que nos lleva directamente al 25 de diciembre*. Mientras que en la parte oriental del Imperio, sostenían que fue el 6 de abril cuando fue crucificado, lo que les llevó al 6 de enero para celebrar la navidad. Con el paso del tiempo esta última fecha cayó en desuso y se impuso el 25 de diciembre. A pesar de ello, todavía hoy, los cristianos armenios celebran la natividad el 6 de enero, pero el mundo cristiano en general estableció el 25 de diciembre como el día de Navidad y el 6 de enero lo reservó para la Adoración de los Reyes (el comienzo de la Epifanía).
  
     Hay quién ha propuesto que la fiesta pagana del Sol Invicto que se asociaba al solsticio de invierno no se estableció hasta el 274, cuando ya rondaba la idea entre los cristianos expuesta en el párrafo anterior. Sí fue así, la cuestión fue al revés de lo que habitualmente se ha sostenido, o sea, se trató de dar un sentido pagano a una celebración cristiana, en unos momentos en los que se trataba de afianzar al máximo la religión romana. En esta suposición, con bastantes visos de ser cierta, fueron los paganos los que utilizaron una festividad cristiana en su beneficio, y no al contrario, como se creía y se sigue manteniendo hasta hoy.
  
     Siguiendo al teólogo suizo Hans Küng, carece de importancia que no sepamos precisar la cronología de Jesús con exactitud, que no podamos saber si su predicación duró tres años, uno, o unos pocos y dramáticos meses en Galilea y solo al final en Jerusalén. Lo sorprendente, es que haya modificado el curso de la historia hasta el punto de comenzar a computar los años a partir de Él. Hoy 24 de diciembre escribo esta entrada en el blog. Ahora, a celebrar Nochebuena y mañana Navidad.

*Esta tesis fue desarrollada por primera vez en la década de 1920 por Louis Marie Olivier Duchesne, filólogo y gran experto en cristianismo primitivo.

P.D. (añadida el 31 de diciembre de 2015). Me ha parecido interesante incluir en esta entrada la opinión del físico de la Universidad de Cambridge, Colin Humphreys, quién afirma en un artículo publicado en 1991 en la revista científica Quarterly Journal of the Royal Astronomical Society, Humphreys, que un cometa observado durante 70 días en el año 5 antes de J.C. pudo ser la estrella a la que se refiere el evangelio de Mateo, basándose en anotaciones astronómicas de las antiguas civilizaciones chinas; y sugiere: que Jesús habría nacido entre el 9 de marzo y el 4 de mayo, lógicamente, del año 5 antes de nuestra era cristiana.
     R.R.C.

martes, 16 de diciembre de 2014

Estela funeraria de Hegeso

     Mira por última vez las joyas que no se podrá llevar con ella a la otra vida, un collar que sostiene con su mano derecha capta su atención, un profundo sentimiento de melancolía recorre todo su cuerpo, pero no por la alhaja en sí, sino por los recuerdos que ésta le evoca. En esta escena, las joyas no tienen un valor material, como en tantas otras ocasiones en la vida de una mujer, son momentos del pasado, rememoraciones, vivencias, sentimientos encontrados en multitud de circunstancias, en fin, la vida misma. En una de las salas, por cierto, no de las más concurridas del Museo Arqueológico Nacional de Atenas, se encuentra expuesta, entre otras muchas estelas funerarias, esta lápida monumental de la bella Hegeso fechada hacia finales del siglo V antes de J.C. en pleno clasicismo griego. Las otras losas de piedra que le acompañan, también muestran relieves de gente joven, bien porque morían a edades tempranas, bien porque preferían la juventud del personaje para que le acompañara en su última morada.
     La escena representa el momento en el que una esclava de pie, en su función de doncella, le muestra el joyero a su dueña que aparece sentada en una elegante silla. El relieve, es de tal belleza, que en un primer momento, nos pasa casi desapercibida la diferencia de tamaño entre las dos mujeres, piensen por un momento, que si la señora se parase, la diferencia de altura entre ellas sería desmesurada, máxime, si tenemos en cuenta, que en el arte griego, el hombre aparece representado con los mismos cánones independientemente de su importancia social, e incluso a los dioses se les representa con mediadas humanas, es decir, un rey o un dios no necesita aparecer como un superhombre. La sofrosine, así es como llamaban los griegos a la plasmación de la belleza física y el equilibrio espiritual, aparece muy bien reflejada en ambos personajes, complementada por la unidad psicológica que transmiten las dos. Otra cuestión a tener en cuenta en esta hermosa escena, es el tratamiento que el artista concede a las telas y cómo se adhieren a los cuerpos, especialmente de la señora sentada, que al unirse a su figura, dibujan su anatomía, pues el mármol se vuelve transparente y podemos ver sus contornos. Esta técnica se le conoce con el nombre de “paños mojados”, ya que recuerda a un tejido húmedo pegado al cuerpo, desarrollada por el gran escultor Fidias en este mismo siglo.
     De autor desconocido, emplea el mármol para la realización de este bello relieve de  un metro y medio de altura, para representar una escena de la vida cotidiana, con una elegancia y destreza técnica insuperables. El momento lo sitúa dentro de un espacio arquitectónico. También cuida al máximo el detalle, como podemos comprobar en la ya mencionada silla en la que aparece sentada el personaje principal y en el escabel donde reposan sus pies. Hay que recordar, que durante la segunda mitad del siglo V antes de J.C., Atenas se convirtió en el centro de producción de lápidas como la que estamos describiendo, para la gente que tenía el poder adquisitivo suficiente que le permitiese adquirir alguna de ellas.

      R.R.C.

sábado, 13 de diciembre de 2014

El rey Horus Escorpión II

      Perteneciente a la poco conocida Dinastía 0, Horus Escorpión II (hor Serq) vivió hacia el 3200 antes de J.C. Llegó a gobernar parte importante del Antiguo Egipto, y es posible, que se encuentre enterrado en la tumba B50  en la necrópolis de Abidos, 480 km. al sur de El Cairo, más exactamente en Umm el-Qaab, que significa “La madre de las vasijas”, por la enorme cantidad de trozos de cerámica encontrados en este lugar. El arqueólogo alemán Günther Dreyer descubrió en la tumba de este soberano unas 300 vasijas y tablillas de barro, datadas en la segunda mitad del IV milenio antes de Cristo, con signos jeroglíficos grabados, o dibujados con pintura, que podrían ser considerados como el origen de esta bella escritura (la jeroglífica), que se desarrollará en Egipto durante los siguientes casi 4000 años. Estas piezas nos informan de los impuestos que cobraba el rey a su pueblo en especie (aceite, lino, etc.) y la ciudad de donde procedían. La tumba, reproduce su propio palacio, ya que creía que la necesitaría en la otra vida posterior a la muerte, por lo que depositaron en ella todos los bienes materiales necesarios para esta segunda y definitiva existencia.
     El rey Escorpión fue el predecesor del monarca Narmer, fundador de la I Dinastía y unificador del Alto y Bajo Egipto, por lo que lo podríamos considerar el primer faraón. El museo Ashmolean de Oxfor, expone en sus vitrinas una cabeza de maza de piedra caliza de carácter ceremonial, hallada tan solo a nueve metros de la famosa paleta de Narmer, de la que ya hay una entrada en este blog. En la maza, del tamaño de un balón de baloncesto y unos 9 kg de peso, aparece una enorme figura del rey portando la corona blanca del Alto Egipto y con rabo de toro (atributo utilizado por los faraones), junto con un escorpión, y sobre él, una flor de siete pétalos como un rosetón. Ambos dibujos, a modo de jeroglífico, en bajo relieve y frente al monarca, los podríamos interpretar como: “Rey Escorpión”. En la parte superior, encontramos aves colgando de postes que simbolizan los pueblos sometidos por este monarca.  También aparece con una azada en sus manos, que evidencia una escena alegórica, la cual, podría estar relacionada con la apertura de muros como consecuencia de las inundaciones periódicas del Nilo, o bien, con la realización del primer surco en las tierras de labor.
     En definitiva, Escorpión fue el precursor de la unificación del país que culminaría su sucesor Narmer, por lo que tuvo que enfrentarse con fuerzas que pretendían el caos y el desorden. Gobernó en un momento de prosperidad y riqueza en Egipto. Desarrolló la escritura por primera vez en la historia, tan importante para la organización y el progreso. El arte experimentó un gran desarrollo y fue un gran constructor de palacios y templos. Llevó el agua a la tierra, tan necesaria en una zona desértica como ésta. Por último, abrió rutas comerciales nuevas por Asia, llegando incluso, hasta el lejano Afganistán.

Nota: la conocida película estadounidense titulada “El rey Escorpión” no tiene nada que ver con la verdadera historia de este monarca del Antiguo Egipto. Por otra parte, algo habitual en las películas de Hollywood que tratan sobre temas del pasado.
     R.R.C.  

miércoles, 10 de diciembre de 2014

La sección áurea

      La sección áurea, conocida también como: el número de oro, número dorado, razón áurea, razón dorada, media áurea, proporción áurea y divina proporción; representada por la letra griega Fi. La podemos definir como una relación, o bien, una proporción, siempre y cuando dos segmentos de una recta, guarden la siguiente relación entre sí: la longitud total de la recta, es al segmento más largo contenido en ella; como el segmento más corto, con respecto al segmento más largo incluidos en dicha recta. Si dividimos la longitud total de la recta entre el segmento mayor, obtenemos la misma cifra que si dividimos el segmento mayor entre el menor, por lo tanto, es una construcción geométrica. Las proporciones que deben de guardar entre sí son las siguientes:
     Los griegos, ya conocían este número dorado. Lo obtuvieron observando la relación que existía entre cualquier diagonal que podamos trazar en un pentágono regular y uno de sus lados. El cociente de dividir lo que mide dicha diagonal, por cualquiera de sus lados es el número de oro, que es un número irracional, pues el resultado de la operación es: 1,618…. Con un número infinito de decimales. En honor al gran artista griego Fidias, a este número se le conoce como: Fi.
     Volviendo a la recta anterior dividida en dos segmentos relacionados entre sí, también podemos llegar a Fi, planteando una simple ecuación de segundo grado, obtenida de un rectángulo cuyo lado menor sea 1 y su lado mayor sea el resultado de unir dichos segmentos. Si trazamos un arco del ángulo superior hasta el lado inferior (x), tal y como vemos en la imagen que se aporta, obtenemos el segmento mayor (1) y el menor (x-1). A continuación, planteamos la ecuación que de aquí se deduce. La resolvemos aplicando la fórmula correspondiente, de la que obtendremos dos soluciones. Una de ellas, la superior, es el número áureo: Fi (1,618), mientras que la inferior, se descarta por falsa (ser menor que cero).

     Bien, ya hemos obtenido el rectángulo perfecto que mediría: 1x1,618, que tanta veces se puede observar en la propia naturaleza (en la formación de la concha de algunos moluscos, la relación entre el grosor de las ramas principales de un árbol y el tronco, etc.). En obras de arte, tanto en arquitectura (la fachada del Partenón cumple estas proporciones); como en escultura (la distancia entre el ombligo y la planta de los pies de una persona respecto a su altura total); y, en pintura, muchos objetos que aparecen en los lienzos cumplen la divina proporción, e incluso, el tamaño de algunos cuadros se corresponde con estas medidas.
     R.R.C.

lunes, 1 de diciembre de 2014

La existencia histórica de Jesús

    
      Quiero dejarlo claro desde el principio de esta entrada: Jesús existió realmente. En la actualidad, no hay ningún historiador serio que sostenga lo contrario de esta afirmación, por muy anticristiano que se manifieste, bien al contrario, sostienen que hay suficientes evidencias de su existencia y de su paso por este mundo. De otros conocidos personajes históricos conservamos mucha menos información y nadie los cuestiona. Sabemos que nació en la provincia romana de Judea siendo emperador Octavio Augusto, que allí desarrolló su labor de predicación y murió en la cruz en tiempos del emperador Tiberio. Los primeros documentos que hablan de Él, son tan sólo de unos cuarenta años después de su muerte, no son muchos, si comparamos con otros casos de la época antigua, en los que no hay problema para admitir su historicidad(1). ¿Qué pruebas hay? Vamos a ello:
     
     En primer lugar, tenemos los Evangelios conocidos por todos que se escribieron en la segunda mitad del siglo I y los podemos considerar fuentes históricas, además de los Hechos de los Apóstoles y Epístolas que aparecen en el Nuevo Testamento(2). Son las fuentes más estudiadas, examinadas y analizadas,  sin miedo a equivocarme, de todas las que existen. En su contra, se podría decir, que son testimonios interesados de personas partidarias de Jesús. Es cierto, y aunque los evangelistas no son historiadores en el sentido estricto, sino autores que dan testimonio de su fe,  de ellos se puede obtener mucha información histórica de la época y de la persona Cristo. La presencia real de Jesús está atestiguada  por documentos cristianos, judíos y paganos. Tenemos testimonios de enemigos acérrimos próximos  cronológicamente, como el del filósofo griego del siglo II Celso, que lo acusa de practicar magia aprendida en Egipto y no hubiera dudado en negarlo, de haber guardado la más mínima duda sobre su existencia.
      
     Por otra parte, el testimonio  de los Apóstoles que convivieron con Jesús es de una gran relevancia, pues si exceptuamos a Judas y a San Juan, dieron su vida sin dudarlo y de una manera voluntaria, por sostener que su maestro era El Mesías. Sería inexplicable esta conducta; de dar su vida, y abandonar sus familiares y labores anteriores de no haber existido, y además, haber visto en Él algo extraordinario, que les llevó a cambiar sus vidas para siempre.
     
     Entre los testimonios extracanónicos, los no contenidos en el canon bíblico, tenemos el de los Padres Apostólicos, que no conocieron a Cristo, pero estuvieron en contacto con los Apóstoles. El de los Padres Apologetas, que fueron los que defendieron la doctrina cristiana en el siglo II y  III, entre los que podríamos mencionar a Tertuliano y a Orígenes, y por supuesto, los Padres de la Iglesia y demás autores eclesiásticos, algo posteriores a estos últimos, de los siglos IV y V.
     
     Recordar también la multitud de evangelios Apócrifos, de autores desconocidos y escritos en distintos siglos, que posiblemente tratan de satisfacer la curiosidad de los antiguos cristianos de conocer detalles de la vida de Jesús, que tras su estudio, podríamos obtener algunos datos. En este apartado podríamos incluir los evangelios Gnósticos, que al igual que los anteriores, no están reconocidos por la Iglesia, pero que cuidadosamente examinados  nos darían información.
     
     Los testimonios judíos(3) con los que contamos son escasos, pero los hay, como podemos comprobar en la literatura rabínica. Los rabinos, sin pretenderlo, con sus burlas a Jesús, acusándolo de hechicería y que nos dejaron por escrito, hicieron un gran favor a su causa, pues al ser enemigos declarados suyos, confirmaron su existencia sin lugar a dudas.
    
      Los testimonios paganos que tenemos, proceden de los historiadores romanos, si bien, prácticamente se limitan a mencionar a Cristo, o a los cristianos. Es el caso de un tal Talo, que parece ser un historiador romano o samaritano del siglo I, menciona las tinieblas que sobrevinieron a la muerte de Jesús explicándolas como un fenómeno natural: "En su tercer libro de historias, Talo llama a estas tinieblas un eclipse de sol. Contra la sana razón, a mi juicio", como matiza el historiador romano de ideas cristianas Julio Africano, muy relacionado con la dinastía imperial de los Severos. Plinio el Joven en su Carta a Trajano, describe la plaga en la que se habían convertido los cristianos, así como el fuerte arraigo que tenían en su creencia. En su obra “Anales del Imperio romano”, Tácito menciona a los cristianos y afirma que su fundador Cristo fue condenado a muerte por el procurador Poncio Pilato, siendo emperador Tiberio.  Suetonio  en “La vida de los doce césares”, cuando narra la de Claudio, afirma que expulsó de Roma a los judíos, por hacer revueltas inspirados por Cristo.
    
      He dejado para el final al gran historiador judío del siglo I Flavio Josefo y su crónica “Antigüedades  judaicas”  escrita hacia el año 93 o 94, en la que narra la historia del pueblo judío. En los párrafos 63 y 64 del capítulo XVIII, que se conocen con el nombre de Testimonio Flaviano habla de Jesús de Nazaret. Dice lo siguiente:

     “Por ese tiempo existió Jesús, un hombre sabio, si es que hay que llamarlo hombre. Era, en efecto, hacedor de obras extraordinarias y maestro de hombres que acogen con placer la verdad. Atrajo a sí a muchos judíos y también a muchos griegos. Él era el mesías (cristo). Aunque Pilato, por denuncias de los hombres principales entre nosotros, lo castigó con la cruz, no lo abandonaron los que desde el principio lo habían amado. Él, en efecto, se les apareció el tercer día nuevamente vivo, pues los divinos profetas habían ya dicho éstas y otras muchas cosas admirables acerca de él. Y todavía ahora sigue existiendo la tribu de los que por éste son llamados cristianos” (XVIII 63-64). 
     
     Siguiendo al profesor doctor Antonio Piñero(4), experto en cristianismo primitivo, si quitamos a este párrafo lo que parece seguro que fue una interpolación llevada a cabo por copistas cristianos de los primeros siglos, del IV probablemente, el texto quedaría como sigue:
     
     “Por ese tiempo existió Jesús, un hombre sabio. Era, en efecto, hacedor de obras extraordinarias y maestro de hombres que acogen con placer la verdad. Atrajo a sí a muchos judíos y también a muchos griegos. Aunque Pilato, por denuncias de los hombres principales entre nosotros, lo castigó con la cruz, no lo abandonaron los que desde el principio lo habían amado. En efecto, todavía ahora sigue existiendo la tribu de los que por éste son llamados cristianos” (XVIII 63-64). 
     
     Para lo cual, no habría ningún problema en aceptar este último texto como originario de Josefo, respetaría su estilo y no entraría en contradicción con sus escritos. Además, resultaría muy extraño que no dijera nada de Jesucristo, cuando en su obra se refiere a personajes de la época que no dejaron ninguna huella, mientras que ya había suficientes cristianos a finales del siglo primero, para que merecieran su atención.
     
     Por otra parte, hay que tener en cuenta, que el cristianismo se inició en los confines del Imperio romano, muy alejado de Roma, su centro político, en donde el surgimiento de una nueva religión, abrazada fundamentalmente por la gente más humilde, no suponía ningún motivo de preocupación ni de desestabilización, lo que explicaría la falta de interés de los historiadores romanos por esta cuestión, despachando el asunto con breves reseñas. Pero aun así, contamos con suficientes testimonios extrabíblicos, que podríamos  elaborar una biografía bastante completa de Jesús, sin necesidad de recurrir a los Evangelios. No se podría decir lo mismo de otros personajes del mundo antiguo, si no contáramos con las escasas y a veces interesadas fuentes de las que disponemos. Por poner un ejemplo. El ya mencionado Celso, en su obra “Discurso verídico contra los cristianos”, el cual conocemos gracias a la cumplida respuesta que da Orígenes al mismo, nos aporta datos suficientes para reconstruir la vida y muerte de Jesús, una vez depuradas las mezquindades e insultos que le dedica.
     
     Por último, la lámina de bronce hallada en Jordania que ilustra esta entrada,  podría ser la imagen más antigua que tenemos de Jesucristo, en la que aparece un rostro con corona de espinas y la leyenda “Salvador de Israel”. Descubierta entre el 2005-7 y realizada inmediatamente después de la crucifixión. Su tamaño es muy reducido, como el de un carnet de identidad, sería un indicio arqueológico que podríamos añadir a las fuentes escritas.
     
     Bien, creo que he puesto de manifiesto, que hay pruebas suficientes para sostener la afirmación  que inicia este escrito. No obstante, hay quién se empeña en negarlo todo, que todo es falso e interesado, o bien, interpolaciones(5) y manipulaciones posteriores de los textos originales (que por desgracia no han llegado hasta nosotros, al igual que ocurre con la mayoría de los documentos de esta época, e incluso más tardíos), llevadas a cabo por copistas o escritores malintencionados, probablemente para mantener situaciones de privilegio u otras cuestiones inconfesables. ¡Qué le vamos a hacer!

(1)Las doctrinas de Buda no se pusieron por escrito hasta, al menos, 500 años después de su muerte. Otro ejemplo, la biografía del conocido conquistador del Mundo Antiguo Alejandro Magno se redacta 300 años más tarde de sus conquistas. Así, podríamos seguir con multitud de personajes históricos, a los que nadie, se le ocurriría plantear la más mínima sombra de duda.
(2)El Nuevo Testamento, es el libro con mayor número de copias antiguas y más cercanas a los textos originales en griego, de todos los que nos han llegado de esa época. Existen casi 5800 copias de fragmentos, o de la totalidad del mismo, en su idioma original, y varios miles más, en copto y latín. Además, la concordancia que se advierte entre estos manuscritos es mucho mayor que en cualquier otro libro de la antigüedad y, algunos de ellos, datan de los siglos III y IV, e incluso, el fragmento más antiguo del cuarto Evangelio se remonta a principios del siglo II; y lo más sorprendente, no difiere en absoluto de los que ya conocíamos.
(3)Los textos que en el Talmud y midrás afectan a Jesús son aproximadamente una quincena. De entre los cuales, tres o cuatro lo nombran de una manera expresa, y, un par de ellos transmiten alguna noticia sustancial. Lógicamente, estos textos no pudieron ser manipulados por cristianos interesados en difundir unos hechos que no se corresponden con la realidad.
(4)Agnóstico declarado, no admite la divinidad de Jesús. Sin embargo, cuando le preguntan por su existencia real contesta: “el 99,9% de los investigadores serios -ateos o no ateos, dogmáticos o no dogmáticos, de derechas o de izquierdas- lo admite”, y añade: "Hay más pruebas de la existencia de Jesús que de la de Julio César".
(5) ¿Alguien en su sano juicio puede considerar una interpolación de un copista cristiano lo que afirma Tácito, por ejemplo, en su ya citada obra “Anales del Imperio romano”? Dice así: Nerón, para divertir esta voz y descargarse (del incendio de Roma, de dudoso origen, aunque algunos se lo atribuyen al Emperador) dio por culpados de él, y comenzó a castigar con exquisitos géneros de tormentos a unos hombres aborrecidos del vulgo por sus excesos, llamados comúnmente cristianos. El autor de este nombre fue Cristo, el cual, imperando Tiberio, había sido ajusticiado por orden de Poncio Pilato, procurador de Judea. Por entonces se reprimió algún tanto aquella perniciosa superstición; pero tornaba otra ver a reverdecer, no solamente en Judea, origen de este mal, sino también en Roma, donde llegan y se celebran todas las cosas atroces y vergonzosas que hay en las demás partes. Evidentemente no, un cristiano de época antigua o medieval, nunca escribiría esto fruto de su pluma.

NOTA I. Me he sentido obligado a escribir estas líneas sobre la existencia histórica de Jesucristo, ante la avalancha de opiniones, que sin ningún rigor, abundan en las redes sociales y en comentarios de muchos medios de comunicación, negando alegremente la realidad que fue Jesús de Nazaret. Muchas de ellas dando a entender, que aquellos que creen en Él son gente de bajo nivel cultural o intelectual. Mientras que los que niegan su presencia aparecen como cultos, científicos e inteligentes.
NOTA II. En mi opinión, quién mejor ha sabido interpretar la figura de Jesucristo, no han sido los teólogos, ni los filósofos, ni los historiadores, ni los científicos; no. Han sido los artistas, los poetas, los literatos, todos aquellos que lo han sabido ver desde el corazón, desde los sentimientos más íntimos y profundos. Valga de muestra un ejemplo: Gustav Janouch, poeta nacido en Eslovenia a principios del siglo XX y fallecido en Praga en 1968, en su libro Conversaciones con Kafka nos dice lo siguiente: «'¿Y Cristo?' Kafka inclinó la cabeza. 'Cristo es un abismo lleno de luz. Hay que cerrar los ojos para no precipitarse en él'». Nunca he leído ni he escuchado nada mejor para referirse al personaje real que fue Jesús de Nazaret.
NOTA III. Hay otras entradas en el blog sobre Jesucristo con los siguientes títulos: Evidencias históricas de la resurrección de Cristo según N.H. Wright en su diálogo con A. Flew; ¿Jesús, o Barrabás?; La piedra de Gabriel; La tumba de Bingen; San Dimas; y La historicidad de los milagros de Jesús.
        R.R.C.       

viernes, 14 de noviembre de 2014

El chiste más antiguo del Mundo

     
     El humor siempre ha estado presente en todas las culturas, por primitivas y atrasadas que éstas nos puedan parecer, está asociado a la condición humana, digamos, que sin su comparecencia la vida hubiera resultado imposible. A pesar de las rigideces, brutalidades, injusticias y faltas de libertad que todos estos pueblos tuvieron que soportar, entre ellos, siempre se hizo un hueco la gracia, el ingenio, la ocurrencia, la ironía, el chiste en fin. Lo podemos comprobar a lo largo de toda su creación literaria; me estoy refiriendo a culturas tan diferentes como la sumeria, la egipcia, o la romana por ejemplo. Todas ellas violentas y despiadadas con las clases populares de aquellos tiempos, que a pesar de ello, no renunciaron a pequeños momentos de burla y picardía, como pudieron comprobar investigadores británicos que hicieron una lista con los chistes más primitivos de la historia. Llegaron a la conclusión, que el más viejo de todos procede del período neo-sumerio, allá por el año 1900 antes de J.C., originario de lo que actualmente es el sur de Irak. El chiste en cuestión, dice como sigue: “Algo que nunca ha ocurrido desde tiempos inmemoriales: una joven mujer tirándose un pedo sobre las rodillas de su esposo". No sé la gracia que les puede hacer a ustedes ahora, pero hace casi 4000 años era mucha, pues se supone, que provocaba grandes carcajadas entre los sumerios. Además, es el primer chiste del que tenemos constancia, por lo se podría considerar, con los datos actuales, como el chiste más antiguo del Mundo, no necesariamente el mejor.
     Para Paul McDonald, que fue coordinador de la investigación sobre los primeros chascarrillos de la civilización, “los chistes tienen en común la intención de romper tabúes y un cierto grado de rebeldía". Lo cual, es evidente en la chanza ya expuesta, y también lo podemos comprobar en otros chistes de las civilizaciones mencionadas y que refiero a continuación:
     En el Antiguo Egipto de los faraones, hacia el año 1600 antes de J.C., nos encontramos con el que podíamos considerar el segundo chiste más antiguo de la historia, referido al soberano Snefru* dice así: : "¿Cómo entretienes a un faraón aburrido? Navegas en un bote cargado con mujeres jóvenes vestidas sólo con redes de pescar y le pides al faraón que vaya a atrapar un pez".
     Por último, muy posterior a la ocurrencia egipcia, nos encontramos con un chiste muy conocido en la Antigua Roma, de tiempos del Emperador Octavio Augusto, en el que él mismo es el protagonista, y parece que tuvo una gran difusión entre los siglos I anterior y posterior a Cristo. Manifiesta lo que sigue: “El Emperador Augusto estaba viajando por su imperio cuando se encontró con un hombre que se parecía mucho a él. Impresionado le preguntó: "¿Quizás tu madre trabajaba de sirviente en el palacio?" "No, su majestad," —respondió éste— "pero quizás mi padre sí..."
     Las culturas pasan, las civilizaciones se acaban, el mundo continúa y el humor (fruto de la propia naturaleza humana) permanece.

*Hay que aclarar que dicho faraón es muy anterior al 1600 a. de J.C., ya que fue el primer monarca de la famosa IV Dinastía, mil años antes de la fecha indicada.
     R.R.C.


sábado, 1 de noviembre de 2014

Cincinato, un político honrado

     En vista de la actual situación de deterioro de la democracia española como consecuencia de la inmensa corrupción de sus dirigentes, me ha parecido oportuno, traer a la primera página del blog a un político honrado, aunque para ello, me haya visto obligado a retroceder hasta el siglo V antes de J.C. ¡Menos mal que no he tenido que remontarme a los fósiles de Atapuerca! Según el Antiguo Testamento, Dios tuvo que destruir las ciudades de Sodoma y Gomorra, porque Abraham fue incapaz de encontrar a diez personas justas en ellas. No quiero imaginar lo que pasaría ahora, si le planteara la misma exigencia: buscarlos entre la casta política española de hoy.
     Lucio Quincio Cincinato nació en la antigua Roma, cuando todavía estaba regida por una monarquía que daba sus últimos coletazos. Disfrutó de una larga vida, si tenemos en cuenta la época que le tocó vivir, ya que llegó a cumplir los ochenta años de edad; del 519 al 439 antes de J.C. No fue un político al uso y mucho menos aún si lo comparamos con los actuales gobernantes que padecemos en España, pues no sabemos qué tiene que ocurrir para que dejen sus poltronas y privilegios, ya que nuestro personaje, carecía totalmente de ambición personal, pudiendo tener en sus manos todo el poder, renunció a él, prefirió vivir en el campo y labrar la tierra con la ayuda que le prestaban  sus bueyes, a la ostentación de importantes cargos públicos. Durante la República romana se consideró un ejemplo a seguir, un arquetipo al que imitar; por su honradez, su integridad, su patriotismo de verdad y toda una serie de virtudes de las que hacía gala. Si a esto añadimos, su capacidad para resolver los graves problemas a los que tuvo que enfrentarse para salvar a Roma del desastre, ¿Qué más se puede pedir? Probablemente, su figura nos ha llegado un tanto mitificada, algunas cuestiones que nos transmite la tradición no son verificables, pero a pesar de ello, se tienen indicios suficientes para suponer que fue un personaje nada común, con unas cualidades y sobre todo unas actitudes admirables.
     Perteneció a la clase social de los patricios, considerados descendientes de los primeros pobladores de Roma y como tal tenían derecho a utilizar tres nombres: el individual: Lucio (praenomen); el de la gens Quincio (nomen) y el de la familia: Cincinato (cognomen). Los patricios se organizaban en gentes y cada gens agrupaba un número de familias. Fue cónsul, general y dictador romano (en este caso, el puesto de dictador no tiene una carga peyorativa) a propuesta del senado.
     Si seguimos al gran historiador romano Tito Livio, en el año 458 antes de C. mientras tenía lugar una dura guerra con los ecuos y los sabinos, se nombró dictador por un período de seis meses a Cincinato. Los enviados del Senado lo encontraron en su predio (tierra) que explotaba con sus propias manos. Limpiándose el polvo y el sudor, y colocándose la toga de color púrpura que su mujer le había traído, de inmediato se dirigió a Roma, derrotó a los enemigos, y después de dieciséis días, abandonó voluntariamente el cargo de dictador, por el que no tenía ningún apego, para regresar al campo con su pareja de bueyes y seguir con sus labores ordinarias.
     Ya en la vejez, con ochenta años, fue requerido de nuevo por el Senado y nombrado por segunda vez dictador, para solucionar un grave problema al que tuvo que hacer frente la joven República, evitar que un tal Espurio Melio se hiciese con el poder de una manera ilegítima aprovechando sus grandes riquezas, en un momento de profunda crisis y hambre para el pueblo llano, según Tito Livio, e incluso había quién se suicidaba para evitar una situación tan desesperada. Resuelto el problema tras una hábil maniobra, regresó a su casa. No obstante, hay historiadores que ponen en duda este segundo nombramiento y consideran que es fruto de la leyenda engrandecida que circulaba en Roma sobre este personaje.
     En España, cuando se proclamó la I República en 1873, su primer Presidente D. Estanislao Figueras, abandonó el poder sin previo aviso, después de haber presidido una convulsa reunión del Consejo de Ministros, en la que se discutía hasta el aburrimiento sin llegar a ninguna conclusión. En este contexto, Figueras cortó la discusión y les espetó: "Señores, voy a serles franco: estoy hasta los cojones de todos nosotros". Acto seguido se fue, dejando plantados a todos sus ministros. Al ver que no se presentó a trabajar en su despacho al día siguiente, fueron a buscarle a su residencia, y allí les informaron, que se había marchado a Francia harto de todo y de todos. En esta ocasión, no sólo plantó a su gobierno, sino a toda España. Al igual que Cincinato, dejó el cargo sin necesidad de que lo echaran, pero no resolvió los problemas que tenía sobre la mesa, como sí hacía el gobernante romano.  
     Como curiosidad, la ciudad norteamericana de Cincinnati se llama así por el protagonista de nuestra historia, e  incluso, se ha levantado allí una estatua en su honor, la que podemos ver en la imagen, entregando con una mano los símbolos del poder y agarrando con la otra el arado. ¿Se imaginan a un político español actual haciendo lo mismo?

     R.R.C.

lunes, 20 de octubre de 2014

Historia de un crimen en la España de la posguerra

     Avanzaba el día 11 de mayo de 1952 en un pequeño municipio de la provincia de Murcia, en Molina de Segura empezaba a anochecer después de una tranquila  jornada de un domingo cualquiera, cuando de golpe, y sin que nadie sospechara lo más mínimo, se produjo una tragedia que conmovió las vidas de los habitantes de esta pacífica localidad. Una mano asesina y cobarde surge por detrás de un pequeño grupo de hombres que escuchaban los resultados de los partidos de futbol de aquel día, retransmitidos por una radio que tenía un pequeño quiosco situado en la plaza de Los Caídos de la localidad, entre las 8 y 8,30 de la tarde, clavó, sin mediar palabra alguna, un estilete en el cuello de la víctima que le atravesó la arteria carótida y murió desangrado en unos pocos segundos. Otros mantienen que utilizó su propia navaja de barbero para cometer su horrendo crimen, ocasionándole un profundo corte en dicha parte del cuerpo. Sus últimas palabras fueron: ¡qué pasa!, ¡qué pasa! Antes de caer desplomado y ser recogido por un conocido que se encontraba a su lado. Se llamaba Joaquín Marquina Jiménez, tan solo tenía 33 años y una vida llena de proyectos por delante que le fue arrebatada sin saber el motivo.
     La víctima tuvo una corta vida pero intensa. Era farmacéutico, estudió la carrera en la Universidad de Granada y regentaba una de las tres farmacias que había en esos momentos en el pueblo, en la actual calle Mayor, muy cerca del lugar del crimen. Cuando comenzó la Guerra Civil española, abandonó sus estudios de la carrera que ya tenía iniciada y se marchó voluntario a la Unión Soviética para realizar un curso de formación para ser piloto, que superó con éxito. Intervino a favor del bando republicano en esta guerra que dividió a los españoles y que tuvo su inicio en Julio de 1936, integrado en las fuerzas aéreas en su condición de piloto de combate. Tuvo la mala fortuna de ser alcanzado su aparato en plena batalla por un avión alemán, uno de los enviados por Hitler para ayudar al bando franquista, mientras iba ametrallando la aeronave que llevaba delante, un avión enemigo que no detectó, ametralló al suyo por detrás. Ante la adversidad, llevó a cabo un aterrizaje de emergencia en una zona* controlada por sus oponentes del bando nacional. Años después, contaba a sus amistades, que solo recordaba despertar en un hospital de sus adversarios, rodeado de vendas por todas partes y con heridas importantes, que probablemente le dejaron afectado un ojo y le fracturaron la cadera, provocándole la cojeara de una pierna para siempre, que aminoró con una gruesa suela en uno de sus zapatos. A penas contaba con unos 20 años.
     Una vez que salió del hospital fue encarcelado y juzgado por un Consejo de Guerra**, por su intervención en el otro bando, que lo condenó a varios años de prisión. No me han podido precisar su número, pero sí, que al menos, cumplió un mínimo de cinco. Una de sus cualidades conocidas era que sabía tocar el acordeón, lo que le ayudó a combatir, en este caso, la monotonía de la cárcel. Parece ser que se le concedió un indulto, por lo que abandonó la prisión antes de cumplir la pena dictada. Salió con la ilusión de concluir sus estudios de una manera brillante en la Facultad que los había iniciado. Como así ocurrió, a pesar de los inconvenientes que tuvo que superar por ser un estudiante que había luchado en el bando perdedor, lo que provocó la animadversión y falta de cooperación del resto de sus compañeros. Hacia la mitad de la década de 1940 decidió alquilar un pequeño local, en el centro de un pueblo próximo al suyo para abrir su farmacia.
     Él, era vecino de Santomera, en donde sus padres Antonio y Ángeles regentaban una tienda grande de alimentación, aunque vendían un poco de todo. Tenía tres hermanos, uno de ellos abogado, guardaba un enorme parecido con él, llamado Antonio como su padre; y dos hermanas. Del menor, aunque buena persona, no se sentía orgulloso de sus formas, su actitud no encajaba en la mentalidad de una época llena de prejuicios y sinrazón, lo cual, le producía cierto sonrojo cuando lo presentaba a sus amigos, según me cuenta alguno de ellos. Fue su hermano el abogado, casado y sin hijos, el que se hizo cargo del traslado del cadáver a su localidad natal, para celebrar el funeral y el posterior traslado al cementerio de Santomera, al día siguiente de su violenta muerte.
Recordatorio de su fallecimiento

     Por la información que he podido recoger de gente que lo trató, Marquina era una persona muy culta, tenía un saber enciclopédico y era muy aficionado a la botánica. De personalidad inquieta y aventurera, estaba dispuesto a abandonar España para emigrar a Argentina. También escribía poesías, algunos todavía recuerdan la que le dedicó a la novia que tenía en Molina en su 18 cumpleaños. Él era 11, o 12 años mayor que ella. Inteligente, amable, espléndido, valiente, sincero, chistoso, alegre, son algunos de los epítetos, que sus conocidos destacan, de la gran persona que debió de ser el infortunado farmacéutico. Una prueba de su valentía, es que no ocultaba su ideología comunista, lo que le podía acarrear más de un disgusto y ninguna ventaja, en aquella España de la posguerra. Está claro, que su estancia en la Rusia de Stalin, no le sirvió para conocer el verdadero rostro del comunismo, o bien, de cómo el marxismo se estaba llevando a la práctica en aquel país. No obstante, asistía a misa en los domingos y fiestas de guardar, probablemente para congraciarse con sus vecinos, dicho con la máxima cautela, pues desconozco sus creencias religiosas, nadie me las ha podido aclarar con certeza.
     Su novia Antoñita, tenía una hermana y dos hermanos, tan guapa y hermosa como poco letrada, sus aspiraciones se limitaban, como la mayoría de las jóvenes del momento, a echarse un buen novio para casarse. Vivía al otro lado del río Segura, conocido como El Paraje, sus habitantes se consideraban de Molina, aunque pertenece al municipio de Alguazas. Allí vivía con su familia, entre los que se encontraba su padre, que gozaba de gran desahogo económico, a pesar de su carencia de estudios, algo habitual en la España de la posguerra. La novia se dejó al novio que tenía de una conocida familia de Molina, que apodaban los “Zambombos” para salir con Marquina, con el consentimiento de su padre, pues creía que así alcanzaba una posición social superior. En principio, la pareja pensaba casarse, a pesar de las diferencias tan grandes, no solo de edad, que sus vecinos y amigos veían, y, que no presagiaban un futuro feliz y duradero como hubiera sido deseable.
     Un tiempo después, Joaquín Marquina tuvo un grave problema en un ojo, probablemente afectado desde la caída de su avión, un glaucoma (hipertensión en el globo ocular), que le produjo un fuerte dolor y le obligó a hospitalizarse en la capital de la provincia. Ingresado varios días, al final perdió el ojo, que le fue sustituido por uno de cristal. A partir de ahora, llevaría gafas de sol.  Ni la novia, ni ningún familiar de ella se dejó caer por allí, hecho que sentó muy mal al enfermo, hasta el punto, que dejó plantada a Antoñita y a toda su familia de manera definitiva. El padre, según me dicen, lo tomó como una afrenta personal. Lo que casi nadie sabía, es que a Marquina le quedaba un as en la manga, una antigua novia que se había marchado a Argentina y que todavía se escribía con ella. Era el momento para tratar de recuperarla. Se puso en contacto con la misma a través del correo, aunque realmente, nunca dejó de escribirle, incluso cuando tenía la novia de aquí. Ya tenía los preparativos muy avanzados para reencontrarse con ella en Argentina. El crimen truncó en seco sus planes. Antoñita, por su parte, no se vino abajo, pronto se echó un nuevo novio de Cieza.

     Ahora toca hablar del personaje más siniestro y desagradable de esta historia: su asesino Andrés Meseguer. Trabajaba en una barbería del centro de Molina, de cortas luces y personalidad oscura. Estaba completamente enamorado de Antoñita, en su interior pensaba que podría entenderse perfectamente con ella y, por supuesto, se quedó prendado con su belleza. He escuchado distintos testimonios de gente que le conoció; y sobre los motivos que llevaron a este hombre a cometer un acto tan horroroso. Un crimen premeditado y cobarde. Huyó para esconderse en la huerta de alrededor del municipio, en donde fue detenido por la Guardia Civil unos días después. Unos apuntan que lo hizo por celos. Es una posibilidad, pero ya la había dejado. Otros que fue un crimen político por ser comunista y el asesino ser de derechas, animado incluso por otros derechistas violentos que había en la villa. A mí, esta posibilidad no me parece suficiente. Hay quién dice, que se le fue la cabeza, pues tendría algún tipo de locura y no se explican cómo lo pudo hacer. Por último, hay quién apunta, que todo obedece a una venganza de alguien que no se puede precisar, pero que lo utilizó, llegando a decirle: “que no tenía cojones si no lo mataba” dándole a entender, que la novia que tanto le gustaba sería para él y en sus cortas luces se lo creyó. Bien, esta última opción parece la más razonable de las expuestas, aunque no podamos descartar otras, u otras causas añadidas, o un conjunto de todas.
     El hecho que no ofrece lugar a dudas fue, que la tarde-noche  de ese fatídico domingo de mayo, frente al quiosco que regentaban los hermanos “Meollo”, como se les conocía en la localidad, le clavó un estilete en el cuello, con la esperanza de que nadie lo percibiese aprovechando el jaleo que había, pero le vio un tal Jeromo que se encontraba al lado de la víctima, llenándolo completamente de sangre, hasta el punto de que parecía él quién había cometido el crimen. Los gritos de éste fueron los que lo delataron. Como pudo, cogió el moribundo cuerpo de Joaquín para llevarlo a Don Ernesto, médico de la localidad que se encontraba en la misma calle a unos 250 metros más arriba, prácticamente en la acera de enfrente donde la víctima tenía la farmacia. Cuando llegó hasta aquí, ya no tenía pulso y había dejado de respirar. Nada se pudo hacer por salvar su vida. Ni que decir tiene, que este hecho conmocionó a todo un pueblo, pues la personalidad y bondad del fallecido suscitaba admiración en una parte importante del vecindario, al menos, en todos aquellos que le conocían.
     El juicio que se celebró contra el asesino, dictaminó que no se encontraba bien de la cabeza y se le confinó en un manicomio de Murcia hasta el día de su muerte en la década de 1970. Su familia lo enterró en el cementerio de Molina con la mayor discreción posible. Me cuentan, que la hermana monja que tenía, debió de tener alguna influencia en la benévola sentencia del tribunal, que sustituyó el sanatorio psiquiátrico por la cárcel, e incluso se libró de una posible condena de ejecución.
     Las fuentes utilizadas para escribir esta historia, no han sido documentos escritos, pues ignoro si existen y, en su caso, donde se encuentran. La información la he obtenido de distintas personas que le conocieron y le trataron en su momento, unas más que otras, pero todas ellas vinieron a coincidir en lo esencial de esta descripción, tanto de hechos como de intenciones. Son ya mayores, pero mantienen una gran claridad de ideas y recuerdos, por lo tanto merecen toda la credibilidad, no menos que un texto escrito. Por otra parte, es necesario reconocer que tenían lagunas y eran muy inconcretos en cuestiones cronológicas, las horquillas de fechas que me apuntaban eran muy amplias, lo cual, me ha impedido ser más preciso en el relato y no poder ofrecer fechas exactas, salvo la del crimen. Si algún asunto se ha quedado un tanto vago, o confuso, es por el mismo motivo, he preferido dejarlos así, antes que suponer algo que no se corresponda con la realidad de los hechos.
     Por último, esta historia ha merecido la atención del escritor de Molina de Segura, que ha publicado una novela basada en ella. En Santomera, localidad de origen de la víctima, una calle lleva el nombre de Joaquín Marquina Jiménez. Por mi parte, quiero recordarlo en esta entrada del blog, con respeto y afecto, con el deseo de que alguien la lea y sepa de su existencia, para que no caiga en el olvido lo que pasó. Que descanse en paz.

*Probablemente en la provincia de Teruel.
**Ubicado en San Javier (Murcia) para juzgar a personal del ejército del aire. Lo condenó a 12 años y un día de reclusión mayor. Tras cuatro años de prisión fue indultado quedando en libertad. Toda esta información no la he podido contrastar.

Nota: fotografía del finado en la puerta de su farmacia pocos días antes de su asesinato.

      R.R.C.

viernes, 3 de octubre de 2014

La patena de Cástulo

     El miércoles 1 de octubre de 2014 en el Museo Arqueológico de Linares (Jaén), ha sido presentado un magnífico hallazgo descubierto en la cercana ciudad iberorromana de Cástulo, aunque el asentamiento es mucho más antiguo, ya que se remonta al final del Neolítico. Cuando los arqueólogos excavaban los restos que quedaban del interior de un edificio religioso pagano de la segunda mitad del siglo IV, encontraron una patena de vidrio verdoso de 22 centímetros de diámetro por unos 4 de altura y dos milímetros de espesor, fragmentada en pequeños pedazos maravillosamente conservados y posteriormente pegados con una resina de restauración, con el resultado final que podemos ver en la imagen que acompaña esta entrada. Se ha conservado poco más del 80% de la misma y tan solo pesa 175 gramos. Por las características que presenta y siguiendo los expertos en este tipo de piezas de vidrio, fue elaborada en uno de los talleres del puerto de Ostia, en Roma, y no en esta zona.
      La importancia del descubrimiento radica en las imágenes realizadas con incisiones (técnica denominada esgrafiado), que aparecen en el fondo de la patena, pues en ella podemos ver con total claridad, una representación de Cristo en Majestad acompañado, probablemente, por los apóstoles Pedro y Pablo. Un Jesús imberbe, con cabello corto y rizado, con apariencia de filósofo griego, como observamos en otras imágenes suyas de esta época y de las que ya teníamos constancia en otros lugares del Imperio romano. Así que, por el modo de representar a Cristo y por el estrato en el que apareció, indica que nos encontramos con una de las primeras imágenes de Jesús, con una antigüedad de más de 1600 años, momento en el que la iglesia cristiana ya ha salido de las catacumbas y podía celebrar el culto a plena luz del día.
     Cristo destaca sobre los presentes por su tamaño y posición, ataviado, al igual que los otros dos personajes, con una dalmática (túnica característica de los miembros de la iglesia), aureola, y haciendo entrega de las Sagradas Escrituras al apóstol de su izquierda, mientras sostiene con su mano derecha una gran cruz símbolo de su resurrección. San Pedro y San Pablo que todavía no aparecen con sus atributos característicos, llevan sendos rollos de papiro, habituales en esa época y también lucen la aureola como corresponde a su santidad. La escena aparece enmarcada entre dos palmeras, que en la iconografía cristiana hacen alusión a la inmortalidad y a la vida futura. En la parte superior derecha podemos comprobar el anagrama de Cristo, el crismón (una combinación de dos letras que representan una abreviatura de su nombre), acompañado por las famosas letras del alfabeto griego: alfa y omega, simbolizando que en Él se encuentra el principio y el final de todo.
     La patena junto con el cáliz eran los utensilios más importantes que se utilizaban en la celebración de la eucaristía. En ella se colocaba el pan, que se convertiría en el cuerpo de Cristo tras su consagración, para después repartirlo entre los asistentes al oficio religioso.
     Por último, la imagen de Jesús me recuerda mucho a la que aparece representada en un mosaico de la primera mitad del siglo V en la ciudad italiana de Rávena, en el mausoleo de Gala Placidia, en el que aparece como el buen Pastor, con una dalmática dorada y una cruz similar a la de aquí, imberbe, cabellera rizada y con una apariencia de filósofo clásico. En el blog hay una entrada dedicada a esta obra de arte.

     R.R.C.

miércoles, 1 de octubre de 2014

El descubrimiento del faraón perdido: Senebkay

 
      En el mes de enero de este año, se dio la noticia del descubrimiento de una tumba en el cementerio de la ciudad Abydos, situada a 550 kilómetros al sur de El Cairo, por un equipo de arqueólogos de la Universidad de Pensilvania, de un faraón desconocido hasta ahora, aunque aparece mencionado en el famoso papiro de Turín, y que habría gobernado durante poco más de cuatro años a mediados del siglo XVII antes de J.C. en esta zona, pues el país se encontraba fracturado en otros reinos menores, en lo que se viene denominando Segundo Período Intermedio, es decir, el comprendido entre el Imperio Medio y el Imperio Nuevo faraónico. Además, como en tantos otros descubrimientos de tumbas reales, ya había sido saqueado el enterramiento en la propia antigüedad, no hallándose ningún objeto en el mismo. De la momia, sacada del sarcófago y tirada por el suelo (puestos a robar, le robaron hasta los vendajes ¿para qué los querrían?), sólo quedaban sus restos óseos.
     El propio Joseph Wenger, jefe de la expedición, nos confirma, que el modesto tamaño de la tumba en la que se reutilizaron bloques de piedra procedentes de otras construcciones, para realizar cuatro estancias de pequeño tamaño y con escasa decoración, aunque aparecen las imágenes de las diosas Nut, Neftis, Selket e Isis, nos indica el declive de la riqueza del reino en este período. A pesar de la violación de la sepultura, el esqueleto se encontró prácticamente entero en su cámara mortuoria y parece que murió a una edad próxima a los cincuenta años. Tenía una elevada estatura para esa época, según las informaciones que he consultado, podría medir hasta 1,85 metros. Por otra parte, se trataría de un faraón de poca importancia, al igual que ocurre con Tutankamon, si no hubiese sido por su fabulosa tumba, prácticamente intacta, descubierta en 1922 por H. Carter.
     Parece ser que se enfrentó a la invasión de los hicsos, que aprovecharon el desorden que en estos momentos imperaba en el país del Nilo para instalarse en su zona norte, mientras en Tebas reinaba la XVI dinastía y, entre ambos poderes, se encontraba la efímera dinastía de Abydos, a la que pertenecía nuestro protagonista. Después de un minucioso estudio forense realizado a sus restos, se ha descubierto que murió de una forma violentísima, probablemente en un enfrentamiento con sus adversarios del norte. Todo parece indicar, que se encontraba en una posición elevada, posiblemente a lomos de un caballo, cuando sus enemigos lo derribaron y lo mataron tirado en el suelo y sin posibilidad de defensa. Su cuerpo presenta 18 heridas significativas, además de otros cortes en diferentes partes. Al final, los egipcios consiguieron expulsar a los hicsos del país, pero la tarea no fue fácil.
     Respecto al nombre, aparece pintado en las paredes del sepulcro en el habitual cartucho ovalado que se reservaba exclusivamente para los soberanos. En él, podemos leer el nombre de Senebkay, precedido por el disco solar (Ra) y la figura del famoso pato egipcio (que se lee sa) y se traduce como hijo. Luego el faraón, es el hijo de Ra (el Sol). Seneb, significa saludable en español y el Ka para los egipcios, era el espíritu. La y final la podríamos interpretar como él de… Si unimos todo lo anterior, concluimos que el nombre de Senebkay significa: “El de espíritu saludable”. Hijo de Ra.
       R.R.C.

domingo, 7 de septiembre de 2014

Graffiti artístico

     
     Cuando el graffiti se convierte en una obra de arte es digno de admirar y de proteger, como es el caso que nos ocupa en esta entrada. La imagen que contemplamos se encuentra en las paredes laterales de un edificio que avisté en Praga, capital de la República Checa. Lamentablemente, desconozco el autor, o autores del mismo, también la fecha en la que fue ejecutado, pero por su buen estado de conservación, no debe de hacer mucho*. Sobre la famosa banda de Moebius vemos que se desplazan una serie de excavadoras (buldózer) de diferentes clases, que se intercalan con otros tantos carros de combate, como persiguiéndose unos a otros, de un fuerte color verde oliva, que contrasta con amarillo de las primeras, colores habituales en esta maquinaria pesada, en la que el hierro es su componente principal.
     Evidentemente, estos vehículos no están escogidos al azar, pues mientras que unos sirven para construir, sobre todo infraestructuras, como: carreteras, puentes, túneles, trasvases, etc., los otros, sirven para destruir lo que ya han hecho los anteriores. Por lo tanto, se van alternando sobre una banda infinita los vehículos que simbolizan la construcción para el bienestar de la sociedad, con aquellos que simbolizan todo lo contrario: la destrucción de lo ya construido, y de la propia sociedad. Y, esta es la historia interminable; todo lo construido será destruido por una nueva guerra, y volver a empezar. Al menos, así ha venido siendo hasta ahora y las esperanzas de que esto cambie son remotas.
     Por otra parte, la conocida cinta de Moebius es una construcción físico-matemática que se ha empleado en la literatura, el arte, la música y en otras disciplinas. Presenta numerosas y curiosas propiedades, que no vienen al caso en este comentario, salvo su infinitud, nunca se termina lo que transcurre por ella, es decir, el hombre nunca dejará de construir y destruir lo construido. Una pena infinita.

* Después de tener escrito este comentario, la única información que he podido encontrar en Internet, es de que la obra fue pintada por un artista italiano con el pseudónimo de Blu en 2008 con el título: “Franja de Gaza”. Al final, he optado por dejar el texto tal y como lo tenía redactado, y añadir esta posdata. 
Nota: esta banda es el signo que utiliza las matemáticas para referirse a infinito, y no un 8 acostado como piensa mucha gente.
      R.R.C.  

viernes, 5 de septiembre de 2014

“En busca del arca perdida” y su base histórica

     
     Hace unos pocos años, que un pequeño grupo de alumnos de bachillerato se dirigió a mí después de salir de clase, para preguntarme qué había de cierto en la famosa saga de películas de aventuras del conocido arqueólogo Indiana Jones. Personalmente, era una cuestión que no me preocupaba demasiado, pues simplemente me había limitado a ver los filmes y a pasar un buen rato en el cine. Me gustaron mucho,  aunque unas más que otras, pero nada más. En mi opinión, la última de ellas se la podían haber ahorrado. Sin embargo, en esos momentos me sentía obligado a darles una contestación; sin hacerles esperar demasiado.
     Aunque el protagonista es un personaje inventado, en todas ellas se ha buscado un motivo histórico que sostenga las fantásticas y arriesgadas aventuras, que desarrolla de una manera incansable, el héroe de la andanza. De las cuatro en cuestión, la que más me interesó fue la primera de ellas: “En busca del arca perdida”, creo que es la mejor, y mi respuesta se limitó a ésta. Las dos siguientes me gustaron menos, y la base histórica en la que se apoyaron, tiene poca consistencia, si es que tienen alguna. La segunda entrega titulada “El templo maldito”, considero que es fantasía pura, pero en este tema me falta información. No obstante, he leído que intenta apoyarse en rituales y sacrificios dedicados a la diosa Kali, por una secta secreta que se dio en la India cuando todavía era una colonia. En “La última cruzada” Indiana Jones junto a su padre, intentan descubrir el lugar donde se guardaba la copa que utilizó Cristo en la Santa Cena, para lo cual, los creadores de esta historia se apoyaron en la obsesión que mostraron los nazis por encontrar reliquias arqueológicas de carácter religioso. La cuarta entrega, titulada “El reino de la calavera de cristal”, me parece la más fantástica de todas, ya que se ampara en un ovni que visitó la Tierra, no se sabe cuándo.
     Respecto a la película que encabeza esta entrada, es la mejor documentada de las cuatro, pues en el hecho, parece ser que histórico, en el que se basa, se muestra documentado, no solamente en la Biblia, también se presenta grabado en uno de los muros de un templo de la antigua ciudad egipcia de Tebas. El asunto lo expone el propio Dr. Jones ayudado por un colega amigo suyo, cuando dos representantes del gobierno norteamericano lo visitan, inquietos por un correo que su servicio de espionaje había captado a los nazis. El hecho en cuestión, consiste en el saqueo que un faraón llevó a cabo en Jerusalén, sustrayendo de su Templo, el Arca de la Alianza, para trasladarla a Tanis, capital de Egipto en este momento, y enterrarla en esta ciudad próxima a su tumba. El nombre de este soberano es Sheshonq I, citado en la Biblia como Sisac (pueden variar algo sus denominaciones dependiendo de la traducción). Hay que advertir, que no todos los investigadores están de acuerdo con identificar ambos nombres con el mismo personaje, pero, según he podido comprobar, un número importante de ellos sí lo está con dicha identificación.
     En el capítulo 12 del Libro Segundo de las Crónicas del Antiguo Testamento, se expone como un castigo divino al rey de Israel Roboam, por abandonar la Ley de Yahveh junto con todo su pueblo, que en el quinto año de su reinado, allá por el 925 antes de J.C., el faraón Sisac, en una campaña contra la capital de su reino, con 1 200 carros, 60 000 caballos y un incontable número de libios, sukíes y etíopes (cifras evidentemente exageradas) se apoderó de los tesoros, tanto de la Casa de Yhaveh, es decir, del Templo de Jerusalén, como de la casa del rey. Este suceso, también aparece descrito menos detalladamente en el cap. 14 del Libro Primero de Reyes.
     Sheshonq I es el primer faraón de la XXII dinastía y gobernó entre el 945 y el 924 a. de J.C., o sea, durante 21 años, por lo tanto, fue en el año 20 de su reinado, cuando llevó a cabo la expedición contra el pueblo elegido, que para algunos historiadores se correspondería con el quinto año de reinado de Jeroboam, hijo y heredero del gran rey Salomón. Luego, en el 925 antes de nuestra Era, tuvo lugar el saqueo de Jerusalén por parte de las tropas del soberano egipcio (por cierto, la película lo sitúa 55 años antes). Por orden suya, esta campaña fue grabada en los muros del templo dedicado al dios Amón en la ciudad de Tebas. Así pues, tenemos constatación de un hecho narrado en el Antiguo Testamento, por una fuente ajena al mismo, validando este suceso como un evento histórico. Además, el Dr. José Lull García, experto en egiptología, expone en su escrito “En torno a la campaña Palestina de Sheshonq I” que: son varios los relieves e inscripciones egipcias que aportan información sobre la intervención de este faraón en Palestina, y mantiene el 925 antes de J.C. como el año que tuvo lugar este acontecimiento.
     En cuanto al Arca de la Alianza, no se dice nada en ninguna de las fuentes. Si los egipcios se la hubiesen arrebatado al pueblo judío, ya que se custodiaba en el Templo de Jerusalén en estos momentos según nos informan los escritos bíblicos, y, siendo además, su objeto de culto más sagrado, la hubiesen mencionado en primer lugar y no ocurre así. Por otra parte, después de realizar diversas expediciones arqueológicas en Tanis, no se ha encontrado. Especialmente las llevadas a cabo por el egiptólogo francés Pierre Montet, que halló varias tumbas reales, entre las que se encontraba la de Sheshonq II, tercer faraón de la XXII dinastía. No podría decir, si entre sus ideas, tenía cabida la ilusión de localizar el Arca perdida en alguna de estas tumbas.
     A día de hoy, no sabemos qué ha sido del Arca de la Alianza, ni cuándo desapareció exactamente, e incluso, hay quien ha puesto en duda su existencia. Se han propuesto numerosas teorías y lugares para una posible ubicación, pero sin resultado alguno. El pueblo judío, espera dar con su paradero alguna vez y recuperar esta parte de su historia. Indiana Jones, en la ficción, ya lo ha hecho.
      R.R.C. 

Nota: la imagen es una reproducción del Arca de la Alianza.

lunes, 1 de septiembre de 2014

El patrimonio de todos

     Desde hace unas pocas décadas y en los últimos años con más intensidad, se ha impuesto la práctica, de prohibir las visitas a la gente normal de una serie de lugares históricos, que se dice que son Patrimonio de la Humanidad. ¡Menuda contradicción!, si la humanidad a la que se hace referencia no puede verlos, con el argumento de que si se permiten visitas se deterioran y no se podrán conservar para las generaciones futuras. ¡Magnífico! Le quitamos el derecho a su disfrute a las generaciones actuales y se lo pasamos a las venideras. ¿Sabe alguien cómo serán éstas en el futuro?, ¿tendrán los mismos apegos y gustos que nosotros?, ¿los conservarán con el mismo interés?, ¿puede garantizar algún experto que un desastre natural, o una guerra provocada por los mismos humanos no destruirán todas estas reliquias que con tanto celo se guardan, y al final, nos las perdemos los unos y los otros? Por lo que tengo entendido, es un grupo de técnicos los que toman esta decisión y la autoridad gubernativa correspondiente la encargada de aplicarla. ¿Tendría sentido que tuviésemos un precioso cuadro metido en una caja para siempre, porque se iría deteriorando con el tiempo si la abrimos?, ¿de qué nos serviría? En fin, así podría seguir planteando más preguntas, pero con las apuntadas creo que son suficientes.
     Ahora bien: ¿somos todos los que tenemos prohibida la visita? Creo que no. Para empezar, los técnicos pueden ver lo que nos tienen vetado a los demás. Y no sólo éstos, las personas que ellos decidan también podrán verla: familiares, amigos, etc. Los gobernantes que apoyan esta medida, si lo desean, estoy seguro que pueden hacer una excepción. El poder y el dinero, que habitualmente van de la mano, se saltan muchas normas que la gente sencilla tiene que cumplir. Conocido es el dicho, de que “el dinero abre todas las puertas”, menos las del Cielo, como nos recuerda el propio Jesucristo, alguna limitación tendría que tener ¡qué le vamos hacer! Resumiendo, no todo el mundo se ve afectado por esas medidas prohibitivas.
     Por otra parte, me llama la atención, escuchar a muchos justificar y comprender unas disposiciones que los excluye, precisamente a ellos, de tener la posibilidad de visitar los lugares a los que me estoy refiriendo, con el argumento ya expuesto, de que hay que conservarlos para las generaciones futuras. Y ¿nosotros qué?, nos dedicamos a cuidar un árbol para los que vengan, y mientras tanto, no podemos ni probar sus frutos. Más altruismo imposible, y nada tengo contra el mismo. Pero una cosa es ser altruista y otra muy diferente, ser tonto. Nosotros nos convertimos en los guardianes del emplazamiento que no podemos visitar, para que más tarde vengan otros y lo hagan en nuestro lugar, si es que todavía se conserva. Perfecto.
     Voy a poner un par de ejemplos. No hace mucho, leí en la prensa, que un conocido arqueólogo egipcio, ya que chupa más cámara que el más preciado actor de Hollywood, pues no hay documental o programa televisivo que trate sobre los faraones en el que no nos obsequie con su presencia, e incluso lo he visto figurar en alguna película. Del que no cuestiono su profesionalidad (posiblemente es una de las personas que más saben del Antiguo Egipto), propuso cerrar el Valle de los Reyes para el turismo de masas y hacer réplicas de las tumbas de los monarcas en una zona cercana para los visitantes, que tanto necesita la economía de ese país. Mientras tanto, aquellas personas que pudiesen pagar una fuerte cantidad de dinero y otros personajes importantes, sí podrían ver las originales. ¡Qué bien! Espero que las autoridades no le hagan caso y sigan permitiendo el acceso a las sepulturas al gran público. Además, ya mantienen algunas cerradas, como la del famoso Tutankamón (de la que ahora se dispone de una réplica cerca de la casa que ocupó Howard Cartel durante las excavaciones que realizó en este lugar), y la mejor de todas, que es la de Seti I, no se puede ver desde hace varios años. Ahora podríamos preguntarnos: ¿merece la pena viajar desde cualquier lugar del Mundo para ver una réplica aquí, o en cualquier otro sitio? La respuesta; ustedes mismos.
     Hace poco pasé por Santillana del Mar, en donde se encuentran las famosas cuevas prehistóricas de Altamira y para poder acceder a ellas tenías que participar en un sorteo que se hace todos los miércoles. Cinco personas son las afortunadas, después de enfundarse trajes especiales las pueden visitar con un guía durante un tiempo muy breve. Llevaban muchos años cerradas al público desde que un grupo de especialistas así lo consideró. Bueno, esta sería una medida intermedia entre el cerrojazo y la visita, aunque si tenemos en cuenta el número tan limitadísimo de seleccionados (muchos serán los llamados y pocos los elegidos, como nos recuerda el Nuevo Testamento), esta medida se encuentra más cerca del cerrojazo que de la apertura. Por cierto, yo no participé en el sorteo, con lo cual, se redujeron bastante mis posibilidades de ser escogido. ¡Mala suerte que tiene uno!
     ¿Estoy proponiendo dejar vía libre a todo el mundo para que haga lo que le dé la gana con el patrimonio de todos? Rotundamente no. Tenemos la obligación de protegerlo, cuidarlo, y mimarlo incluso todo lo que podamos para legarlo a las generaciones futuras, al igual que las generaciones anteriores nos lo han dejado a nosotros. Pero hay que buscar la fórmula para que la gente actual no quede excluida de esas riquezas, con el argumento de que tenemos que conservarlo para nuestros descendientes. Igualmente, todo se deteriora con el paso del tiempo, aunque no lo visitemos, y hoy en día, hay medios técnicos e informáticos suficientes para inventariar, copiar, reproducir, o lo que haga falta, para que ese patrimonio, si se menoscaba con el buen uso y el máximo cuidado, siempre se conozca como estaba actualmente. Esta sería mi propuesta.
        
       R.R.C.